Santa Lucía, patrona de costureras y modistas

La devota de Siracusa que amanece con las estrellas

Foto: wikipedia (obra de Francisco de Zurbarán)

Las costureras y modistas tienen a Santa Lucía como su patrona, una joven italiana que fue condenada a muerte tras la acusación de un despechado pretendiente. La festividad en honor a la santa de Siracusa da también nombre a un sistema de estrella, conocido como «Los Ojos de Santa Lucía», y que tiene su punto máximo de esplendor precisamente hoy, día 13 de diciembre, el día de Santa Lucía.

Aunque Santa Lucía no protege únicamente a costureras y modistas. Las trabajadoras de ambos sectores comparten patrona con electricistas, chóferes, fotógrafos, afiladores, cortadores, cristaleros, campesinos y escritores, así como con ciegos y niños enfermos.

Ganchillo en la calle en el Día de la Discapacidad en Oviedo

Una cadena de colores que nos une

Fotos de la galería: Ayuntamiento de Oviedo.

Cadenetas de ganchillo adornaron los árboles en Oviedo con motivo del Día Internacional de la Discapacidad, celebrado el día 3 de diciembre de 2017. La iniciativa partió del equipo de dinamizadores del Ayuntamiento asturiano en colaboración con diversas entidades del municipio y se basó en la cadeneta como símbolo de «una cadena que nos une a todos», explica Aurora, miembro del equipo impulsor.

El objetivo de sensibilización sobre la diversidad funcional «se cumplió, todo el que pasaba mientras poníamos la instalación nos preguntaba. Resultó muy agradable» afirma la dinamizadora sociocultural. En la organización del evento participaron diversas entidades del municipio, así como los usuarios de la Red Centros Sociales del Ayuntamiento de Oviedo que donaron material y trabajo para la confección de las cadenetas.

Martina en el País de las Hadas (XLVII)

Autor de la fotografía: http://www.viktorhanacek.com/

El nuevo pastor se llamaba Sebastián. Por algún motivo ese nombre volvía a la cabeza de Nieves cada cierto tiempo y la distraía un poco. La maestra del pueblo había conocido a un hombre que conseguía sonrojarla.

Cada día, antes de que ella fuera a la escuela, el pastor pasaba por la casa de la familia de Nieves y recogía el ganado para llevarlo al monte. Era un momento que ella esperaba y evitaba a partes iguales, puesto que con ese muchacho que no conocía tenía sentimientos encontrados.