Almazuelas Colgadas: arte y tradición mecidos por el aire de la sierra
BEGIN TYPING YOUR SEARCH ABOVE AND PRESS RETURN TO SEARCH. PRESS ESC TO CANCEL

Almazuelas Colgadas (I): arte y tradición mecidas por el aire de la sierra

Homenaje en patchwork al legado textil de nuestras abuelas

Fotos de la galería e interiores: Noemi Martínez Pérez.

Más de medio millar de personas disfrutaron en Pradillo de Cameros de la fiesta de las Almazuelas Colgadas, evento dirigido a llevar del hogar al espacio público una ancestral técnica anterior a lo que hoy se conoce como patchwork. La fiesta, que celebra una tradición textil muy arraigada en la sierra riojana, contó con la presencia de artesanas premiadas internacionalmente como Eva Berrade, Marga Barrio o María Antonia Narro.

La fiesta de las Almazuelas Colgadas se celebra desde hace siete años en la localidad riojana de Pradillo de Cameros. El evento trata de visibilizar un trabajo que no solía traspasar las barreras del hogar. Y para honrarlo, los vecinos cuelgan más de 600 almazuelas o colchas de los balcones y ventanas de las casas, a modo de improvisado museo al aire libre. La piedra de las viviendas como lienzo y la montaña como marco de unas obras textiles que transforman el aprovechamiento de recursos en arte.

Fiesta de las Almazuelas Colgadas, Pradillo de Cameros (La Rioja) 26 de agosto de 2017
Taller de Almazuelas ubicado en El Prado
Fiesta de las Almazuelas Colgadas, Pradillo de Cameros (La Rioja) 26 de agosto de 2017
Mercado tradicional de productos textiles y muestra de almazuelas.

Durante la jornada, caracterizada por el buen tiempo y el buen ambiente, los asistentes pudieron disfrutar de visitas guiadas a las almazuelas, lideradas por la artesana María Antonia Narro, así como de un mercado de artesanía y alimentos tradicionales. Los muy riojanos fardalejos fueron protagonistas del aroma de la mañana, y la también riojana cerveza Rivvo de Ogga sirvió de refresco para muchos de los visitantes.

Una jornada festiva muy amena organizada por la Asociación Cultural San Antonio de Pradillo y la Asociación de Desarrollo Turístico Altura. Un evento cada vez más popular al que acudieron no menos de medio millar de personas. «A pesar de que este año nos han fallado varios artesanos de Haro, que traían mucha artesanía, la fiesta sigue creciendo tras cada edición», explicó al diario La Rioja Jesús López de Dicastillo, miembro de la organización.

La almazuela, objeto de la celebración, es una manta o prenda de vestir confeccionada artesanalmente mediante la unión de retales, cuyo objetivo final era la reutilización de los recursos. Es una tradición propia de la sierra de Cameros que recuperó en los años ochenta Lola Barasoain, diseñadora navarra afincada en La Rioja.

Fiesta de las Almazuelas Colgadas, Pradillo de Cameros (La Rioja) 26 de agosto de 2017
Yoli, Susana y Sole, de la ONG Miradas al Mundo.

Artesanía y solidaridad: Miradas al Mundo

La cita, que congregó a numerosas artesanas procedentes de diferentes localidades del norte de España, tuvo espacio también para la solidaridad. «Somos una ONG pequeñita, trabajamos desde hace más de diez años en Guinea Bissau. Trabajamos directamente con las comunidades escuchando sus necesidades e intentando buscar soluciones», explica Susana Lorenzo, una de las impulsoras de la asociación Miradas al Mundo, participante en el evento.

La ONG contó con un stand de venta de productos textiles, una de las fuentes de financiación con las que cuentan para la ejecución de sus numerosos proyectos. Uno de ellos, la construcción de un pozo de agua, fue directamente financiado gracias al trabajo de Rafaela Garrido, madre de Susana, que invirtió tres años de trabajos textiles para lograr la financiación necesaria para hacer su proyecto realidad.

Miradas al Mundo, que se dedica principalmente a mujer y educación, «está formado por un grupo de personas que creemos en el trabajo que hacemos, que estamos encantadas con la respuesta de la gente de aquí y sobre todo de la respuesta de la gente de allí: la gratitud tan inmensa y las lecciones de humanidad con las que volvemos en cada viaje», afirma Susana.

Fiesta de las Almazuelas Colgadas, Pradillo de Cameros (La Rioja) 26 de agosto de 2017
María Antonia Narro junto a uno de sus trabajos.

María Antonia Narro, cuatro veces premiada en Sitges

La encargada de la realización de las visitas guiadas de este año fue la artesana riojana María Antonia Narro, cuatro veces premiada en el Festival Internacional de Patchwork de Sitges, en Barcelona. Su obra premiada más reciente, que se llevó el Premio del Público del citado festival, resultó seleccionada para representar a la Asociación Española de Patchwork en el prestigioso Festival Internacional Birminghan.

Modista y profesora de patchwork, María Antonia Narro se introdujo en las almazuelas de la mano de su impulsora, Lola Barasoain, formación que ha completado con numerosos cursos recibidos en Sitges, Madrid y Pamplona, entre otros lugares. Una pasión por el patch que, en última instancia, nació en su etapa escolar, ya que fue «mi señorita Ana Mari», explica, quien la introdujo en el universo de las agujas y los hilos en su localidad natal de Manzanares.

Fiesta de las Almazuelas Colgadas, Pradillo de Cameros (La Rioja) 26 de agosto de 2017
Eva Berrade con “El Fuego de Mi Hogar”, obra ganadora del Festival Internacional de Sitges de este año.

Eva Berrade, cinco veces premiada en Sitges

También fue en el colegio donde la artesana navarra Eva Berrade tomó su primer contacto con la costura. Un aprendizaje que poco a poco se transformó en pasión, en particular tras su descubrimiento de la técnica del patchwork.

«Yo trabajaba con un grupo ocupacional de mujeres, les enseñaba lo que yo sé de coser. Allí solían regalar telas, muestrarios… y un día con las telas llegó una revista de Labores del Hogar. Al abrir la revista me dije ‛esto lo puedo hacer yo′. Y empecé a aprender sola. Después sí que recibí clases y cursos, hasta que llegó el día en el que empecé a impartirlos yo», recuerda la artesana en relación a su introducción en el terreno del patch.

Eva Berrade, que ha recibido cinco premios en el Festival Internacional de Sitges, reconoce que «el patchwork es como una droga» que engancha desde el primer momento, aunque también afirma que después de llevar «veinte años en el patchwork, creo que ha llegado el momento de descansar».

La artesana navarra participa en la fiesta de las Almazuelas Colgadas desde su segunda edición, y nunca ha faltado a la cita. «Las almazuelas en Pradillo de Cameros se ven de forma diferente, aquí tienen otro color. Damos más libertad, dejamos tocar un poco más… yo vengo muy a gusto», comenta.

En esta edición, Eva Berrade ha acudido con una obra llamada El Fuego de mi Hogar, que ha sido primer premio en la edición de este año del Festival Internacional de Sitges. Esta almazuela está compuesta por 13.200 piezas distribuidas en 400 bloques de 10 centímetros. En esta obra utilizó tela aprovechada procedente de prendas que fueron usadas por miembros de su familia, y que fue transformando en piezas de medio centímetro, la mitad del tamaño habitual en este tipo de trabajos.

Fiesta de las Almazuelas Colgadas, Pradillo de Cameros (La Rioja) 26 de agosto de 2017
Marga Barrio posa con un vestido elaborado con lo que fue una almazuela.

Marga Barrio: Alsacia y otros premios internacionales

El aprovechamiento de los recursos textiles es precisamente la esencia de la almazuela, fabricada desde antiguo con los pedazos de tela que iban quedando de las prendas de la familia. Y es también el letit motiv de otra de las artesanas participantes, Marga Barrio, también premiada en concursos internacionales como el de Alsacia, en Sainte Marie Aux Mines.

«Mi espíritu en esto es retomar, en la medida que pueda, la primera intención de la almazuela, que es reciclar y aprovechar cada centímetro de tela. Me parece tan bonito lo que se hacía entonces: con tan pocos medios, mujeres matadas a trabajar durante el día, que a la poquita luz que tuvieran a la noche se empeñaban en coser sus cositas, la almazuela para la cama de sus hijos… Aun con esa precariedad de medios y esa falta de tiempo, hacían cosas maravillosas», asegura esta burgalesa de nacimiento y riojana de adopción.

La relación que la artesana Marga Barrio tiene con la almazuela es muy personal. Pero, como se decía en “La Historia Interminable”, mítica obra literaria juvenil de Michael Ende, «esta es otra historia, y será contada en otra ocasión». Os ofreceré su relato el próximo jueves día 7 de septiembre, momento en el cual cerraré esta crónica de la fiesta de las Almazuelas Colgadas de Pradillo de Cameros con la entrevista personal a Marga Barrio. Las almazuelas son su pasión y sus palabras encarnan el alma de esta tradición.

Y también reflejan el espíritu de este blog que escribo cada semana con todo el amor y el respeto a esas trabajadoras mujeres que nos precedieron y nos abrieron el camino. Personas que, como recuerda Marga Barrio, después de largas y duras jornadas en el campo y la casa, aún tenían el impulso de sentarse, al final del día, a zurcir un futuro mejor y más bello para sus descendientes.

Fiesta de las Almazuelas Colgadas, Pradillo de Cameros (La Rioja) 26 de agosto de 2017
Almazuelas.
Fiesta de las Almazuelas Colgadas, Pradillo de Cameros (La Rioja) 26 de agosto de 2017
Mercado de productos tradicionales.

Si te ha gustado esta entrada, puede suscribirte aquí para no perderte ninguna de mis actualizaciones ¡Felices labores!

1 Comments

  1. Me gusta tanto ese cariño con el que te acercaste a Pradillo para participar en nuestra fiesta ! Mucísimas gracias Noemí, hablar contigo fué un verdadero placer.

Leave a comment

Please be polite. We appreciate that. Your email address will not be published and required fields are marked

*

code