Luisa Reyes, la concursante más flamenca de Maestros de la Costura - La Voz de las Costureras
BEGIN TYPING YOUR SEARCH ABOVE AND PRESS RETURN TO SEARCH. PRESS ESC TO CANCEL

Luisa Reyes, la concursante más flamenca de Maestros de la Costura

«Es un orgullo poder hacerle la ropa a mi familia, lleva un pedacito de mí»

 Foto de la galería: Shine IberiaFoto interior: Luisa Reyes.

Luisa Reyes llegó como un torbellino flamenco y se quedó en Maestros de la Costura hasta el final. Una costurera experimentada que siempre defendió sus creaciones a capa y espada, y que nunca perdió la alegría. Casada, con dos hijas que adora y viste, Luisa Reyes cose desde los catorce años y sueña con mostrar sus trajes en la Pasarela Flamenca de Jerez. Una modista simpática que, gracias a su tercera posición en el programa, obtuvo como premio un workshop Eometric de patronaje a medida de cuatro días del diseñador Estanislao. Un gran activo para sus actuales alumnas y para todo lo que esta costurera quiera emprender en el futuro.

LA VOZ DE LAS COSTURERAS.: Tercera finalista de Maestros de la Costura, eres una de las concursantes con más experiencia del programa. No solo coses desde los catorce años, sino que procedes de una familia de costureras e impartes clases de costura. Nacer en una casa llena de telas y patrones marca mucho. ¿Qué recuerdos tienes de una infancia rodeada costureras?

LUISA REYES.: La primera imagen que se me viene a la cabeza es mi abuela sentada en su máquina negra junto a la ventana cosiendo un vestido a mi hermana Vane con una tela de cuadritos y a la vez mi madre sentada en la mesa camilla haciendo punto.

L.V.C.: ¿Qué significa para ti tener la capacidad de elaborar prendas para tÍ y tus seres queridos?

L.R.: Significa un orgullo el poder hacerle ropa a mi familia, porque la hago con mucha ilusión y lleva un pedacito de mí.

L.V.C.: En tu presentación mencionas una anécdota que parece premonitoria de los retos a los que te has enfrentado en Maestros de la Costura. Me refiero al traje de chaqueta que elaboraste con una funda de sofá que te dio tu madre cuando, de adolescente, le pedías telas para elaborar prendas en tus clases de costura. ¿Esta capacidad de adaptación te ha ayudado a ser la tercera finalista del primer Maestros de la Costura?

L.R.: Puede ser que me haya aportado una breve ayuda. Aquí tienes la foto. No se aprecia bien… pero me quedó muy bonito. Es una chaqueta con cuello redondo y mangas de farolillo y una minifalda, lo que se llevaba en esa época.

Luisa Reyes, tercera finalista de Maestros de la Costura
Luisa Reyes luce el traje que elaboró con una funda de sofá (en la foto, a la izquierda). Foto: cortesía de Luisa Reyes.

L.V.C.: ¿Te ayudará este reconocimiento público a pasar finalmente tus diseños en la Pasarela Flamenca de Jerez con la que sueñas desde hace años?

L.R.: Si salen bien las cosas, seguro que sí.

L.V.C.: Los trajes de Gitana son tu debilidad, la inspiración para diseñarlos te nace de dentro. ¿Cómo definirías el estilo de tus trajes de flamenca, qué los hace diferentes a los demás?

L.R.: Los defino como alegres, coloridos, cómodos y a la vez hacen que se marque la silueta de cada clienta.

L.V.C.: Después de tu paso por el programa… ¿le has cogido el “gustillo” a la ropa masculina que tan poco te apeteció trabajar en el concurso?

L.R.: Sinceramente no, aunque ya tengo algunos encargos de ropa masculina y no me niego para nada a hacerlos.

L.V.C.: ¿Cómo supiste de Maestros de la Costura? ¿Cómo te animaste a participar en el programa?

L.R.: Supe de Maestros de la Costura a través de Facebook. Pensé que era un curso de patronaje, que es lo que yo buscaba, y me dijeron que era un programa. Sin pensármelo a dos veces, acepté apuntarme. Tuve que hacer las cosas que requerían la inscripción, pero nunca jamás pensé que me elegirían a mí. Lo que recuerdo del proceso de selección es que había muchísimas personas con muchísimo nivel y que llevaban prendas maravillosas.

L.V.C.: ¿Con qué te quedas de tu paso por el programa? ¿Qué aprendizajes técnicos y personales te llevas?

L.R.: Me quedo con los compañeros, que hemos formado una pequeña gran familia, también con el estupendo regalo que me han dado, que es lo que necesito, y la experiencia vivida que volvería a vivir una y otra vez. Los aprendizajes técnicos que me llevo son los que mis compañeros y el instituto IED de Madrid me han dado. Y personales, mi conocimiento en la costura.

L.V.C.: Durante el programa saltaba a la vista la afinidad que sentías con la aprendiz Pa. ¿Te hubiera gustado compartir con ella la final?

L.R.: ¡Por supuesto! Nos habría encantado, porque íbamos a estar contentas ganase quien ganase.

L.V.C.: En mi página trato exponer el valor el trabajo de costureras, modistas, tejedoras… al escribir un periódico digital especializado en su trabajo, sus vivencias y sus recuerdos. ¿Crees que Maestros de la Costura servirá para poner en valor definitivamente un trabajo que mayoritariamente han desarrollado mujeres de «puertas para dentro», sin obtención de reconocimiento público por ello?

L.R.: Claro que sí, porque la televisión influye mucho en la gente que la ve. Desde Maestros de la Costura sé de muchas personas que han empezado a coser porque les ha gustado bastante el programa.

L.V.C.: Una vez fuera del concurso, y después de haber probado la televisión y la costura a otro nivel… ¿cómo te gustaría que se desarrollara tu carrera profesional?

L.R.: Antes del concurso ya quería ser diseñadora, aunque más bien modista y ahora mucho más.

Leave a comment

Please be polite. We appreciate that. Your email address will not be published and required fields are marked

*

code