Martina en el Pais de las Hadas episodio numero XLII
BEGIN TYPING YOUR SEARCH ABOVE AND PRESS RETURN TO SEARCH. PRESS ESC TO CANCEL

Martina en el País de las Hadas (XLII)

Autor de la fotografía: http://www.viktorhanacek.com/

Los años pasan despacio en los pueblos de montaña, pero las cosas que han de pasar, terminan sucediendo. El pueblo que vio nacer y crecer a una joven tejedora huérfana de madre estrenaba una flamante maestra.

Nieves lo había conseguido, se había convertido en la nueva maestra del pueblo. La sensación de orgullo que la invadía era tan inmenso que la desbordaba. La vida no se lo había puesto fácil a esta muchacha, que pronto perdió a las personas que más había querido en su vida. Pero finalmente el destino se corrigió y le dio lo que necesitaba.

Toda su familia se congregó en la escuela del pueblo en el primer día de trabajo de Nieves. Las tías de la chica trataban de mantener la compostura, pero no podían reprimir la tremenda alegría que sentían al ver a su sobrina ostentando un cargo tan honroso. José Luis, el travieso hermano que era ya un altísimo muchacho, sonreía a Nieves con una amplia sonrisa de complicidad. Y el padre, duro y cansado, miraba a su hija con unos ojos brillantes cargados del mayor de los orgullos posibles.

La comitiva dejó a la tejedora más querida del lugar en la puerta de la escuela. Tantas veces la había traspasado y ahora no reunía el valor para cruzarla. El peso de la responsabilidad y de la ilusión la paralizaba, le impedía el sencillo movimiento necesario para accionar el mecanismo de apertura.

Nieves tomó aire y abrió la puerta. Era el primer día del resto de su vida. Durante un breve instante recorrió con la mente todos los pasos que había tenido que dar para llegar a ese crucial momento. La muerte de su madre, la de su abuela, la manta eterna que tejía desde los cinco años para homenajear a su progenitora, las hadas… parecía imposible que finalmente la muchacha fuera la maestra del pueblo.

Con toda la fuerza de su amor y su determinación, Nieves se encaminó a cumplir con su destino.

 

 

Leave a comment

Please be polite. We appreciate that. Your email address will not be published and required fields are marked

*

code