Martina en el Pais de las Hadas episodio numero XLVI
BEGIN TYPING YOUR SEARCH ABOVE AND PRESS RETURN TO SEARCH. PRESS ESC TO CANCEL

Martina en el País de las Hadas (XLVI)

Autor de la fotografía: http://www.viktorhanacek.com/

Pocas son las novedades en los pueblos apartados de montaña. Así que cuando una persona desconocida llega al lugar se genera una gran expectación. El revuelo que la llegada de un forastero generó en la escuela llevó a Nieves a parar las clases para asomarse también ella a la ventana.

Un nuevo pastor venía al pueblo contratado por la comunidad. En el pueblo de Nieves el pastor se encargaba del ganado de todos. Lo llevaba al monte por la mañana y lo devolvía, de casa en casa, al anochecer.

Desde la ventana de la escuela se podía ver al alcalde charlando con un joven que ella no conocía, así que pronto se dio cuenta de que ese era el nuevo pastor que tanto interés despertaba entre sus alumnos. Acostumbrados como estaban a ver pocas caras nuevas, aquello era un gran acontecimiento.

El nuevo pastor era un chico de estatura media y un aspecto nada llamativo. Eso decepcionó un poco a la mujer que Nieves llevaba dentro, que de modo inconsciente había esperado que fuera un hombre bien parecido. Desde la ventana, Nieves vio cómo el alcalde y el forastero se encaminaban hacia escuela. Seguramente quería presentarle a la maestra.

La muchacha salió a recibir a los dos hombres. Tras las pertinentes presentaciones, el pastor miró con curiosidad a la mentora de los niños y niñas del pueblo.

—Cuando era pequeño, los mayores hablaban de una niña de este pueblo que tejía una manta en honor a su madre, que había fallecido cuando ella tenía sólo cinco años. Decían que se llamaba Nieves… ¿puede que sea usted?

La maestra se quedó estupefacta. ¿Tan conocida había sido su historia? Ella asintió con la cabeza. Se le habían escapado las palabras.

—Me encantaba esa historia, y desde niño siempre quise conocer a esa chiquilla tan especial. Es un sueño hecho realidad.

Nieves no sabía qué pensar. Este hombre tan directo la estaba sonrojando de una manera que no había experimentado antes.

 

Leave a comment

Please be polite. We appreciate that. Your email address will not be published and required fields are marked

*

code