Martina en el País de las Hadas, episodio número 18
BEGIN TYPING YOUR SEARCH ABOVE AND PRESS RETURN TO SEARCH. PRESS ESC TO CANCEL

Martina en el País de las Hadas (XVIII)

Autor de la fotografía: http://www.viktorhanacek.com/

El traje de comunión de Nieves estaba casi terminado, y aun así siempre quedaban cosas por hacer. Y así se lo hizo saber a su abuela.

—Los remates llevan tanto tiempo como el que lleva hacer el traje—, le explicó Purificación a su Nieta. La niña asintió un poco aburrida y decepcionada por dedicarle tanto tiempo a una tarea que no lucía de manera inmediata. Una vez confeccionada la forma general de su vestido de comunión, los retoques finales resultaban aburridísimos. Parecían una pérdida de tiempo, pero sin ellos el traje no estaba completo.

—Así es todo en la vida, Nieves. Los pequeños detalles del día a día parecen cosa sin importancia, y sin embargo lo son todo—. Nieves se quedó pensativa. Cada día, tanto ella como el resto de miembros de su familia, tenían unas rutinas que parecían insignificantes. Nieves se acercaba a su abuela todas las mañanas para desearle un feliz día con un sonoro beso y un fuerte abrazo, y no salía de casa sin cumplir con ese ritual. El pequeño José Luis corría hacia ella todas las tardes cuando la niña volvía del colegio, y su hermano le enseñaba lo que había aprendido ese día en casa. Eran cosas pequeñas, sin embargo, a ella esas cuestiones del día a día le hacían sentir muy bien.

—Los remates, los detalles, son muy importantes. Esas flores que estás bordando en el cuello de tu traje no son fundamentales para que lo lleves puesto, pero sin ellos el vestido no sería el mismo. A la postre, lo único que realmente recordamos y necesitamos son esas pequeñas cositas para ser felices—, .concluyó Purificación.

Como siempre, su abuela tenía razón. Cada vez que Nieves pensaba en su difunta mamá únicamente recordaba sonrisas, besos, caricias, abrazos. Casi no se acordaba de nada que su madre hubiera hecho, fabricado, acometido. Solamente se acordaba de los pequeños detalles de felicidad.

Si te ha gustado esta entrada, puedes suscribirte aquí para no perderte ninguna de mis actualizaciones.

Si quieres conocer ya el final, puedes adquirir en AMAZON el ebook o la versión en papel con la serie completa en este enlace

¡Felices labores!

Leave a comment

Please be polite. We appreciate that. Your email address will not be published and required fields are marked

*

code