Martina en el País de las Hadas (XXVII)

Autor de la fotografía: http://www.viktorhanacek.com/

El montón de cuadraditos de la manta que tejía en honor a su fallecida madre era enorme. Prácticamente tenía todos los que necesitaba, y ya apenas deshacía los cuadrados que llevaba tejiendo desde los cinco años. Y es que Nieves tenía una necesidad de perfección que la obsesionaba, hasta el límite de llevar una vida dedicada a un solo proyecto.

Eran ya siete años de trabajo en una sola manta, faena que no quería terminar. La unión con ese proyecto la mantenía en contacto con una madre que cada día necesitaba más. El corazón y la mente de Nieves estaban llenos de unas dudas que solamente una madre puede resolver. La muchacha pensaba que el tiempo curaría esa necesidad de madre que tenía pero, lejos de atenuarse, cada día era mayor.

Gimena Romero, bordadora y artista mexicana

El bordado artístico que platica con el corazón liberado

Fotos, Gimena Romero.

La sensación de soledad llevó a Gimena Romero al universo del bordado, aunque fue precisamente esta disciplina la que le granjearía grandes momentos en la compañía de otras bordadoras. Y es que tal y como afirma esta licenciada en Artes Plásticas y Diseño, especializada en Estampa e Ilustración, «de lo que realmente aprendo es de hablar con la gente, las pequeñas compañías son la raíz de mi trabajo». Gimena Romero, mexicana de nacimiento y «española de sangre, de amor y de recuerdo», lidera su escuela de bordado y ha realizado diversas publicaciones, una de las cuáles, «Hebra de Agua», fue libro del año en Teixim la Ciutat. La bordadora se ha formado en el bordado de la alta costura parisina, aprendió bordado con hilos de oro en Sevilla y bordados Tenangos en Hidalgo, y vive a caballo entre México y España, país al que viaja con regularidad a impartir sus solicitados talleres. En su página web http://gimenaromero.net se pueden consultar las fechas y lugares de realización de sus próximos seminarios.