150 encajeras se dan cita en Ciudad Real

La localidad manchega de Granátula de Calatrava congregó ayer a un total de 150 encajeras procedentes de toda la región. La cita, que llegó su edición número 27, contó con la presencia de tres puntos de de venta de artículos relacionados con el encaje.

El XVII Encuentro de Encajeras de Granátula de Calatrava, localidad situada en la provincia manchega de Ciudad Real, ofreció también a los visitantes la opción de visitar una exposición de manualidades compuesta por una selección del trabajo de las mujeres de la localidad, quienes también se decidieron a exponer diversos trabajos relacionados con el encaje de bolillos.

Desde Costurer@s agradecemos de corazón la información y fotografías facilitadas por @RaezGranatula, quien desde su cuenta de twitter desea dar las “gracias como siempre por la participación y por la colaboración de todas las personas que hacen posible el encuentro”.

 

Si te ha gustado esta entrada, puede suscribirte aquí para no perderte ninguna de mis actualizaciones ¡Felices labores!

La zaragozana Tejidos San Miguel cumple sesenta años

Cuando una tienda llega a los sesenta años, nadie niega su solera. Y a la zaragozana Tejidos San Miguel de eso le sobra. Por los cuatro locales que la han visto crecer ha pasado un desfile de modistas, aprendices, expertos y curiosos que han ido impregnando a sus paredes y sus telas de un aroma a familia y trabajo bien hecho. Un legado, de profundas raíces zaragozanas, cuyo testigo recogió de sus padres la actual propietaria, Pilar del Val Almorín, hace ya veinte años.

Tejidos San Miguel comenzó su andadura en la calle Miguel Servet en el año 1956, por iniciativa de David del Val Gasca y Pilar Almorín Pomed, padres de la actual propietaria. Desde su origen, el negocio ha estado fuertemente ligado a la ciudad de la que emergió. “Mi madre provenía de una familia de agricultores de aquí, de Zaragoza. Ella nació en el centro, en la calle del Pozo, una bocacalle de El Coso”, comenta la propietaria. Y muy cerca de esa ubicación han estado todos los locales que el establecimiento ha ocupado. De Miguel Servet pasó a la calle Allúe Salvador (anteriormente llamada Santiago Dulong), después a la popular calle San Miguel, para terminar en la actual Hermanos Ibarra. Todas ellas en el casco histórico, a no más de dos kilómetros las unas de las otras.