Carina Noemí Molina, autora de Moda a Crochet

«Psicólogos y psiquiatras aconsejan el crochet como terapia»

Fotos: Francisco Floreal Artese.

Moda a Crochet es la web decana de aprendizaje de crochet en español, y Carina Noemí Molina es su autora y alma indiscutible. No en vano esta web, la primera en castellano dedicada al ganchillo, lleva ya 18 años de recorrido. Más de tres millones y medio de seguidores en su página de Facebook y 225.000 suscriptores en su canal de youtube avalan la trayectoria de esta maestra argentina de tejido, residente en Potrero de los Funes, que cuenta con una vasta trayectoria como diseñadora a sus espaldas. Editora y diseñadora en revistas argentinas y españolas de crochet, Carina Noemí Molina comenzó su carrera vendiendo sus propias creaciones, y ha llegado, hoy en día, a ser autora de una de las páginas de aprendizaje de ganchillo favoritas del espectro hispanohablante. Las que hemos aprendido con ella agradecemos el tesón y la generosidad de esta maestra argentina.

XXXI Feria de Artesanía de Viana (Navarra)

Lana y otros oficios tradicionales estarán presentes en la XXXI Feria de Artesanía «Ciudad de Viana»

Foto de la galería: imagen del cartel.

Lana y otros oficios tradicionales estarán presentes en la XXXI edición de la Feria de Artesanía «Ciudad de Viana». La cita tendrá lugar el 25 de marzo de 2018 en la localidad navarra de Viana y contará con la participación de sesenta artesanos procedentes de Aragón, Navarra, País Vasco y Cantabria.

Martina en el País de las Hadas (LIV)

Autor de la fotografía: http://www.viktorhanacek.com/

Nieves se despertó de la siesta con una sonrisa en los labios. Había soñado con su madre y con su abuela. Apenas recordaba la larga conversación que había tenido con ellas, únicamente conservaba la sensación de paz que su presencia siempre le había procurado.

La maestra del pueblo se daba cuenta de que esa sería la última visita de sus queridas hadas. Nieves ya era toda una mujer, sin miedos y tristezas infantiles, sin la inseguridad de la adolescente. Ya no temía el amor de un buen hombre con el que probablemente contraería matrimonio como era costumbre. Aunque a ella no le importara el ritual. Permitirse el lujo de amar había sido por sí mismo el paso que necesitaba para entrar en la edad adulta.