Martina en el País de las Hadas (XLIV)

Autor de la fotografía: http://www.viktorhanacek.com/

La maestra tejedora del pueblo vivía tranquila su nueva ventura. La montaña que había forjado el sino de todos los habitantes de la región se mostraba generosa con los bienes que ofrecía y nadie sufría ninguna adversidad. Nieves no podía pedirle más a la vida.

La chica había decidido enseñar a tejer y coser en la escuela en horario extraescolar. De este modo, los chicos y chicas que lo desearan, podían adquirir unas destrezas útiles que les servirían también como vehículo de emociones.

Martina en el País de las Hadas (XLI)

Autor de la fotografía: http://www.viktorhanacek.com/

Cuando Nieves tomaba una decisión, nadie en el mundo podía hacerle cambiar de opinión. Ni su maestra, ni sus tías, ni su padre… nadie salvo su madre y su abuela.

La influencia que ambas mujeres habían tenido sobre ella no había menguado con el paso de los años. Hecho del que fue plenamente consciente la noche anterior. La joven tejedora aún no podía creer lo que había sucedido hacía unas horas.