La zaragozana Tejidos San Miguel cumple sesenta años

Cuando una tienda llega a los sesenta años, nadie niega su solera. Y a la zaragozana Tejidos San Miguel de eso le sobra. Por los cuatro locales que la han visto crecer ha pasado un desfile de modistas, aprendices, expertos y curiosos que han ido impregnando a sus paredes y sus telas de un aroma a familia y trabajo bien hecho. Un legado, de profundas raíces zaragozanas, cuyo testigo recogió de sus padres la actual propietaria, Pilar del Val Almorín, hace ya veinte años.

Tejidos San Miguel comenzó su andadura en la calle Miguel Servet en el año 1956, por iniciativa de David del Val Gasca y Pilar Almorín Pomed, padres de la actual propietaria. Desde su origen, el negocio ha estado fuertemente ligado a la ciudad de la que emergió. “Mi madre provenía de una familia de agricultores de aquí, de Zaragoza. Ella nació en el centro, en la calle del Pozo, una bocacalle de El Coso”, comenta la propietaria. Y muy cerca de esa ubicación han estado todos los locales que el establecimiento ha ocupado. De Miguel Servet pasó a la calle Allúe Salvador (anteriormente llamada Santiago Dulong), después a la popular calle San Miguel, para terminar en la actual Hermanos Ibarra. Todas ellas en el casco histórico, a no más de dos kilómetros las unas de las otras.