Versos de domingo: poemas de una vida

Poema escrito el 18 de junio de 1990 (14 años)
*Versos de domingo: poemas de una vida es una serie de poemas que se publican cada domingo en La Voz de las Costureras. Se trata de poemas que he ido escribiendo a lo largo de mi vida, desde que era una niña hasta hoy. Son fragmentos de sentimientos que todos vivimos a lo largo de nuestra existencia, y que me animo a compartir después de haber sido premiada en el Primer Certamen Internacional de Micropoesia Vías Literarias de Barrios de Letras*

 

No deseo comenzar,

esta pobre poesía

con hipérbole, mi pesar,

convertirlo en agonía.

Todo aquello que en mi ser

un pequeño sitio ocupa

y confunde ¿es querer

o admiración profunda?

Un lapso de tiempo:

busco su mirada.

Suspiro. La encuentro.

Después huyo asustada.

En un momento,

el tiempo se para.

¿Qué deseo?

Me veo atada

a un sentimiento.

Incapacitada

para un encuentro.

En la sala de mi cerebro.

Un día entero en ese pasillo.

Está bien, le quiero.

Ahora le miro.

Veo un cielo,

veo un nido.

¡Oh, no! Lo que temo.

No he sido

para él hecha.

Me arrodillo

algo maltrecha.

Observo mis manos:

han envejecido,

he pasado años

en ese pasillo.

Junto a él me siento,

ya tiene barba crecida.

Tan rápido como el viento

ha pasado mi vida.

Jamás lo que siento

se lo dije. Soy cobarde.

Y ahora que no miento,

gente, es demasiado tarde.

Premiada en el 1º Certamen Internacional de Micropoema Vías Literarias de Barrios de Letras

Mi primer premio literario, una gran alegría creativa

Arriba, el tweet ganador descansa sobre un ejemplar de mi libro Martina en el País de las Hadas.

¡Estoy emocionada! He quedado en primera posición en el Primer Certamen Internacional de Micropoemas Vías Literarias de Barrios de Letras. De esta manera, mi poema junto con el de los otros nueve galardonados, formarán parte del “Libro Único”, disponible en tres puntos literarios madrileños.

Obra premiada:

 “Sonrisa hueca de la soledad,

lágrimas secas que brotan de la senda errada.

Parálisis de un corazón secuestrado por la razón,

de un alma libre que se apresa voluntariamente.

Qué difícil es caminar libre”