Entrevista a Raquel Álvarez Martín, fundadora de www.bolilleando.es - La Voz de las Costureras
Entrevistas

Entrevista a Raquel Álvarez Martín, fundadora de www.bolilleando.es

«En encaje de bolillos hay auténticas obras de arte»

Fotos: Raquel Álvarez Martín

Cuando el amor por los bolillos se cruza con el deseo de emprender y la necesidad de conciliar, surgen iniciativas maravillosas como www.bolilleando.com, web de compraventa de material para encaje de bolillos obra de la arquitecta técnica Raquel Álvarez Martín. La crisis del año 2008 llevó a esta granadina de 37 años perder su trabajo como Tasadora Inmobiliaria, un parón laboral que aprovechó para criar a sus dos hijos y a lanzarse a la aventura de una bonita web (dedicada a esa labor que le enseñara años atrás su abuela Alicia) que le permitió mantenerse activa profesionalmente mientras atendía a sus pequeños, que ahora tienen nueve años. «La web se activó en febrero de 2012 cuando mis hijos eran aún bebés y ha crecido a la vez que ellos dándome también muchas satisfacciones. Mi marido me ha apoyado en todo momento en las ideas locas en las que le he ido metiendo a lo largo de los años, en este aspecto soy muy afortunada porque emprender algo así en solitario es difícil y yo he tenido todo el apoyo de su parte, me ha ayudado muchas veces con el desarrollo de la tienda y ha montado cajas y más cajas conmigo hasta las 12 de la noche durante el confinamiento cuando la demanda se disparó», explica esta emprendedora originaria del Valle Tropical de Granada. En la actualidad, Raquel vive en un pueblo de Burgos de 14 habitantes con «mi huerto y mis gallinas y trabajando gracias a una buena conexión wifi donde sigo desarrollando mi proyecto 9 años después, pero esta vez desde la paz que proporcionan los preciosos páramos burgaleses y el canto de mi gallo cada mañana», apunta.

LA VOZ DE LAS COSTURERAS: ¿Cómo surgió la idea de www.bolilleando.es?

RAQUEL ÁLVAREZ MARTÍN: Bolilleando.com nació por la necesidad de poder compaginar la vida familiar con la laboral, en aquella época, hace 10 años, no disponía de familiares cerca que me pudieran echar una mano con mis hijos que eran muy pequeños, mi hija apenas tenía 6 meses entonces. Debía buscar una actividad laboral que pudiera llevar desde casa a la vez que cuidaba de ellos, así que se me ocurrió combinar mi formación de diseño gráfico como aparejadora con mi afición por el encaje de bolillos y crear una línea de patrones disponibles en una tienda online.

L.V.C.: ¿Qué pueden encontrar las personas amantes del encaje de bolillos en su web?

R.A.M.: En nuestra web encontrarán patrones a buenos precios y los accesorios necesarios para su realización, además cuentan con mi asesoramiento para elegir los materiales más apropiados para ellos, en el encaje de bolillos puede haber muchas formas de hacer un mismo patrón y muchas encajeras agradecen una orientación, a veces se atascan cuando ya la están haciendo y necesitan que les eche un cable para ver dónde está el error y seguir avanzando, tengo un WhatsApp muy activo en este aspecto.

Raquel con una de sus labores de bolillos en marcha. Foto: Raquel Álvarez Martín.

 

L.V.C.: ¿Cómo es el cliente habitual de Bolilleando?

R.A.M.: Hay de todo desde luego, pero si generalizamos sería una mujer mayor de 50 años, con un espíritu activo y creativo. La gente tiene una imagen equivocada de “las señoras mayores”, la mayoría están al día con la tecnología, son muy activas en redes sociales, donde crean grupos con miles de miembros para hablar de bolillos, y se manejan perfectamente con las aplicaciones de pago a distancia. Las que necesitan ayuda con el pago lo solucionan con el contrarrembolso o tirando de familiares cercanos. También entran muchos pedidos en grupo porque existen asociaciones de encajeras por toda España: una de las encajeras del grupo anota el material que necesita cada compañera y hace el pedido para todas, de forma que comparten gastos de envío o consiguen el envío gratuito cuando superan los 100€ en compras. Muchos pedidos entran por teléfono en lugar de por la web porque prefieren el trato personal y consultar algunas dudas antes de hacer la compra, luego pagan por bizum, pero la web es fundamental como escaparate y fuente de información, hacen capturas de pantalla que se pasan por WhatsApp para concretar los pedidos y pueden ver los precios y toda la información de cada producto, yo misma les paso los enlaces directos a lo que están buscando y luego lo comentamos.

L.V.C.: Después de lanzarte a la venta de material para encaje de bolillos ¿Te has animado a practicar este arte?

R.A.M.: Yo fui encajera antes que tienda, tuve la suerte de que mi abuela Alicia me enseñara cuando tenía 24 años, desde aquí quiero darle las gracias por haberlo hecho, nunca imaginé que me estaba dando la llave para algo tan importante en mi vida, siempre tengo una labor puesta en mi mundillo (la almohadilla que sirve de soporte), y cuantos más bolillos haya colgados mejor, me gustan mucho las labores grandes. Las encajeras sabrán de qué les hablo, los bolillos son como una droga y ellas lo saben.

L.V.C.: ¿Qué tiene el encaje de bolillos que engancha tanto?

R.A.M.: El encaje de bolillos aparte de una labor es también una artesanía muy valorada, hay piezas magníficas, auténticas obras de arte, y museos dedicados exclusivamente a ellos que reciben cientos de visitas al año. También es una forma de vida en zonas como Almagro o Camariñas, a lo largo de estos 10 años viajando por toda España con los bolillos he visto muchas maravillas y he conocido encajeras y encajeros reconocidos internacionalmente. No todo el mundo tiene la paciencia para aprender este tipo de labor, es compleja y se avanza despacio por lo que muchos la ven como inaccesible y difícil, aunque realmente cualquiera puede aprender si le dedica tiempo. Estas son las razones por las que considero que el encaje de bolillos está a un nivel superior a otras labores.

www.bolilleando.com Foto: Raquel Álvarez Martín

 

L.V.C.: Desde hace unos diez años se ve un resurgir de las labores, de las manualidades textiles con iniciativas como We Are Knitters, que vende kits para tejer con dos agujas, o Historias Hiladas, encuentros de Alfa en los que se enseñan técnicas de costura. ¿Por qué crees que puede suceder esto?

R.A.M.: Creo que las labores se han modernizado, ya no son solo tapetes de ganchillo o jerséis de punto, se han desarrollado con nuevos materiales y fibras, con nuevos diseñadores que le han dado una vuelta de tuerca a los diseños clásicos. En el encaje de bolillos concretamente ya no son solo puntillas y tapetes, ahora puedes hacerte un tocado fabuloso para el pelo que llevar en una ocasión especial, una pulsera con hilos metalizados y cristales de Swarovsky, un abanico con un patrón moderno que imita las olas del mar como nuestro abanico Mediterráneo, puedes hacerte un fular con hilos de seda o lino con una suavidad que enamora y en tonos matizados, una peineta con encaje para las que bailan flamenco. Un sinfín de cosas, las puntillas y tapetes han quedado sobrepasados por mil cosas nuevas que merecen su propio espacio.

Desde aquí animar a cualquiera que quiera aprender, hoy en día hay muchos tutoriales en YouTube para aprender desde cero, y monitoras online para las que no tiene posibilidad de desplazarse o encontrar una en su zona, hay una comunidad enorme en Facebook con innumerables grupos donde comparten sus labores y se aconsejan y resuelven dudas.

Que no le tengan miedo, al principio asusta mucho cuando ves tanto bolillo colgado, pero solo es cuestión de ser ordenado con ellos, está al alcance de cualquiera que quiera aprender.

Siguiente artículo Entrevista Ana Gregorio, creadora de Hadas y más Magia
Artículo previo Entrevista a Ancor, ganador de ´Maestros de la Costura 4´

Related posts

0 Comentarios

No Comments Yet!

Puedes ser el primero ¡comenta este artículo!

Deja un comentario