Aymara, tejedoras de vida, confeccionan un implante cardíaco para bebés
BoliviaEntrevistas

Implantes cardíacos tejidos bajo la tradición de las Aymara bolivianas

Cuando la ciencia y la tradición caminan juntas son capaces de logros maravillosos. Como el que ha llevado al desarrollo de un implante cardíaco, tejido a mano con técnicas ancestrales, y que salva la vida de miles de bebés. Una idea surgida de la mente del médico boliviano Franz Freudenthal, y llevado a cabo por las manos de las mujeres Aymara, verdaderas tejedoras de vida.

Un dispositivo tejido en una sola pieza que cura a un bebé en apenas 30 minutos de intervención. Es el tiempo necesario para colocar el implante en el foco del problema, un orificio ubicado en el corazón (ductus arterioso) que debería haber cerrado con el nacimiento. La operación se realiza por cateterismo, debido a lo cual se evita la agresividad de una intervención quirúrgica más invasiva.

Y todo gracias al legado textil de las mujeres del pueblo Aymara. Con sus manos, colmadas de siglos de saberes, confeccionan una malla. Esta red está fabricada con alambre de nitinol, en una sola pieza y sin soldadura, en un proceso que no puede realizarse de modo industrial, explican en la web del canal de televisión BBC.

Ellas tienen la tradición de hacer tejidos increíbles, imagínese que hay tejidos que hacen con hilos que miden 0,10 milímetros y requieren de más de 20 husos”, explica para BBC Franz Freudenthal.

La idea de la realización de este implante le vino por casualidad en una acampada en el Amazonas con amigos. Mientras charlaban frente al fuego fueron conscientes de que “lo único que no ardía en la hoguera era una rama de aguacate verde. Y nos vino la inspiración. Usamos entonces esa rama como molde para nuestro primer invento”, recuerda en una charla realizada en el marco de las conferencias TED, en la cual explica el desarrollo de su invento.

La chispa surgió en el Amazonas, pero lo que fue determinante en el desarrollo del artefacto fue su comunicación con el pueblo Aymara. “Durante siglos, las mujeres indígenas han contado historias mientras tejen patrones complejos en telares, y esa inesperada habilidad nos ayudó a crear este artefacto”, explica el médico en su charla TED. Esa relación con las mujeres Aymara se la facilitó su abuela, Ruth Tichauer, una médico judía refugiada que se asentó y desarrolló su profesión en el corazón de los Andes.

Un trabajo del que fue testigo desde niño. Freudenthal acompañaba a su abuela en sus visitas médicas por las distantes poblaciones indígenas. De estas visitas no solo aprendió medicina, sino también unos valores que fueron el motor de su vida y su profesión. “Cuando era niño, descubrí que la creatividad es la clave para ir de los sueños a la realidad”, rememora en su charla TED.

Las que fueron pacientes y amigas de su abuela le ayudaron años después a diseñar el dispositivo con el que hoy salva miles de vidas de niños. Este implante sella un pequeño orificio en el corazón que provoca en los bebés dolencias que pueden llevarles a la muerte. En el caso de los niños bolivianos su pronóstico es peor debido a la altitud. A mayor altitud, menos oxígeno.

Y es precisamente el nivel de oxígeno la clave para entender la elevada incidencia de esta enfermedad en el país natal de Freudenthal. “El problema empieza durante el embarazo. El feto necesita sobrevivir en el interior de la madre. Su supervivencia depende de la comunicación entre la sangre sistémica y la pulmonar. Al momento de nacer, la comunicación debe detenerse. Si no es así, el bebé nace con un agujero en el corazón. Sus causas: prematuridad y condiciones genéticas. Hoy en día hemos llegado a saber que la falta de oxígeno también es la causa”, argumenta en su charla TED.

A las pocas horas de nacer, ese orificio que todos los bebés tienen antes del nacimiento, se cierra. Pero en el caso de los niños con la enfermedad que cura Freudenthal no es así, por lo que se ven sometidos a enormes esfuerzos para sobrevivir. “La sangre oxigenada recircula hacia los pulmones y el corazón trabaja tres veces más de lo necesario. El niño no sube de peso, se cansa mucho al lactar y muere por una neumonía. Erróneamente, muchas veces esta muerte se registra como muerte por infección respiratoria”, explica el médico boliviano en la web de la BBC.

Pero gracias a años de investigación y la colaboración de las mujeres del pueblo Aymara, esta dolencia tiene una sencilla solución. Los implantes que tejen estas expertas están hechos de alambre de nitinol, un metal con «memoria» que se adapta al crecimiento del niño. Y que se colocan por medio de un cateterismo en un proceso que no dura más de 30 minutos.

Desde el punto de vista médico y humano, resulta muy gratificante. Nos sentimos orgullosos de que algunos de nuestros antiguos pacientes formen parte de nuestro equipo: un equipo fortalecido por la interacción con pacientes que trabajan con nosotros”, revive Freudenthal en su charla TED.

PAGINA WEB DE LAS CONFERENCIAS TED

PAGINA WEB DE LAS CONFERENCIAS TED

La cuestión humana fue la clave del comienzo de su investigación. En su etapa de estudiante de medicina, Freudenthal fue testigo del fallecimiento de un bebé recién nacido. La muerte de este niño le marcó, por lo que “sintió profundamente la necesidad de responder a este sufrimiento”, relatan en la web del canal BBC.

De hecho, los primeros dispositivos los comenzó a desarrollar en su etapa de estudiante. “El proceso de creación de los dispositivos me llevó una vida, a los 25 años tenía más de 20 ovejas tratadas y a los 29 tuve mi primer paciente, un niño inoperable con otro método. Ahora se implantan los inventos en casi todo el mundo”, narra Freudenthal en la web de la BBC.

En la actualidad, este médico está intentando constituir una fundación que le sirva para extender este método curativo a más países del mundo. Quien se lo iba a decir a su abuela cuando le enseñó a respetar y conocer otras culturas a los Andes bolivianos. Y quien se lo iba a decir a las miles de mujeres que siglo tras siglo han llevado sus telares a la excelencia. Y a la sanación. Como verdaderas tejedoras de vida.

La charla completa de Franz Freudenthal en el marco de las conferencias TED, puedes verla en este enlace.

 

Si te ha gustado esta entrada, puede suscribirte aquí para no perderte ninguna de mis actualizaciones ¡Felices labores!

Siguiente artículo Estelar llena de color las UCIs pediátricas de Zaragoza
Artículo previo Creativa Barcelona recibe a la gurú del bolillo Raquel M. Adsuar

Related posts

0 Comentarios

No Comments Yet!

Puedes ser el primero ¡comenta este artículo!

Deja un comentario

*

code