La costura da para muchos mitos (leyendas relativas a los hilos)
La voz del blogNoticias

Leyendas más conocidas con referentes textiles

La costura da para muchos mitos

Foto de la galería: Aracne, de Paolo Veronese (Wikipedia)

La mitología ha hecho uso del hilo y los tejidos para reflejar las cuestiones universales que han preocupado al ser humano a lo largo de la historia. Aracne, las Moiras, el Hilo Rojo del Destino… muchas son las leyendas que utilizan símiles relacionados con la costura y el tejido. Aquí os dejo cinco mitos que emplean referentes textiles para exponer cuestiones vitales.

1) Aracne 

Uno de los mitos relacionados con las labores tiene que ver con Aracne. Según la mitología grecorromana, Aracne fue una gran tejedora que tras alardear de su habilidad ante la diosa Atenea (Minerva en la mitología romana), ésta última decidió convertirla en araña. Tal y como se explica en Wikipedia, tales eran los halagos que recibía la joven por su destreza que terminó retando a Atenea a un concurso en el cual pudieran medir sus habilidades. La diosa admitió que la joven era una excepcional tejedora, aunque, ofendida por su arrogancia, perdió los estribos y destruyó la obra y el telar de Aracne. La chica, avergonzada, huyó y se ahorcó. Sin embargo, Atenea se apidadó de Aracne y roció la soga mortal con jugo de acónito, de modo que la transformó en telaraña. El sortilegio transformó también a la muchacha en araña.

2) El mito de las Moiras y las Parcas

Las Parcas son la versión romana del mito de las Moiras, tres hermanas hilanderas que personifican el nacimiento, la vida y la muerte. Según se explica en Wikipedia, controlan el metafórico hilo de la vida de cada mortal e inmortal desde el nacimiento hasta la muerte. Y es que hasta los dioses temían a las Moiras y las Parcas, cuya labor era la de escribir el destino de los hombres en unas paredes de bronce que nadie más que ellas podían manipular. Las Moiras eran Cloto (Nona en la versión romana), encargada de hilar la hebra de la vida con una rueca y un huso, Láquesis (Décima para los romanos), que medía con su vara la longitud del hilo de la vida y Átropos (Morta en Roma), que tenía como misión la de cortar el hilo de la vida y elegir el modo en el que fallecía cada persona.

3) El hilo de Ariadna

Este mito tiene que ver con la leyenda de Ícaro y Dédalo. Tal y como explican en Wikipedia, Dédalo era un arquietecto ateniense desterrado a la isla de Creta, y constructor del laberinto donde Minos hizo encerrar al Minotauro, al cual empleaba para ejecutar sacrificios humanos. Cuando Dédalo cayó en desgracia, fue encarrado junto a su hijo Ícaro en el laberinto que él mismo había construido. Para salvar a ambos Dédalo fabricó unas alas de cera para ambos que les ayudaron a escapar del laberinto, pero el hijo rebelde, que no hizo caso de los consejos del padre, voló tan cerca del sol que sus alas se derritieron y cayó al mar. Posteriormente, tras perder la ciudad de Atenas, a Minos se le impuso como tributo el envío, cada nueve años, de siete doncellas y siete donceles en la flor de la vida, destinados a ser devorados por el Minotauro. Cuando el príncipe ateniense Teseo se designó como una de las víctimas de la bestia, su amada Ariadna le entregó un ovillo que debía desenredar a medida que avanzara por el laberinto, ovillo que le ayudaría más tarde a salir de la construcción, símplemente siguiendo el recorrido de la hebra.

4) El hilo rojo del destino

En oriente también existen mitos que emplean los hilos como representación del amor. En Japón y China existe la leyenda del Hilo Rojo del Destino, según el cual los dioses atan un cordón rojo alrededor del tobillo (en la cultura china) o del dedo meñique (según la cultura japonesa), de dos personas destinadas a estar juntas. De esta manera, dos personas unidas por el hilo rojo están destinadas a amarse, de forma que este cordón puede estirarse o enredarse, pero nunca romperse. Tal y como explica Wikipedia, el texto literal de la leyenda dice que «un hilo rojo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, sin importar tiempo, lugar o circunstancias. El hilo se puede estirar o contraer, pero nunca romper».

5) La colcha de los 100 deseos

Esta leyenda china tiene que ver con la buena suerte. Según explican en el blog http://lacunavacia.blogspot.com.es, el mito surge de una leyenda según la cual, la última emperatriz de la dinastía Quing confeccionó una colcha para proteger a su primogénito. La mujer, que fue una simple concubina hasta el día en el que dio a luz a un hijo varón, se vio forzada a dejar a su niño solo durante un tiempo. Para protegerle del resto de esposas del emperador, se le ocurrió encargar a cada uno de los jefes de los cien clanes más poderosos del Imperio una bobina de la mejor seda con las cuáles confeccionó una colcha protectora. En el corazón de la emperatriz, bajo la protección de esta colcha, que pertenecería a cada una de estas familias, los dioses no osarían a causar daño alguno a su pequeño. Este mito se manifiesta en el norte de China en la tradición de pedir a 100 amigos y familiares un retal cuadrado de tela acompañado de un deseo. De esta forma, la colcha, formada con estos 100 pedazos de tela cargados de buena energía, proporciona suerte a todas las personas que contribuyen a su confección. Y el edredón se lega de generación en generación.

Si te ha gustado esta entrada, puede suscribirte aquí para no perderte ninguna de mis actualizaciones ¡Felices labores!

Siguiente artículo Costureras News: agosto 2017 (II)
Artículo previo Martina en el País de las Hadas (XXX)

Related posts

0 Comentarios

No Comments Yet!

Puedes ser el primero ¡comenta este artículo!

Deja un comentario

*

code