Martina en el País de las Hadas. Episodio primero
Martina en el País de las Hadas

Martina en el País de las Hadas (I)

Autor de la fotografía: http://www.viktorhanacek.com/

El sonido de la rueca adormecía a la pequeña Nieves. Le gustaba colarse sin ser vista en la habitación en la que su abuela Purificación solía sentarse a hilar. La lana se enroscaba sin fin por entre la maquinaria, mientras su abuela perdía sensibilidad en sus dedos de tanto prensar las fibras con ellos.

En aquellos años, en los que solamente la radio les unía al exterior, la tranquilidad era la clave de la vida de la pequeña Nieves. El pequeño pueblo de montaña en el que vivía ofrecía todo lo que una niña necesita. Montones de amigos, amorosas tías, el verdor del campo… y su mamá.

Nieves adoraba a su mamá. La madre de esta niñita era modista. Había trabajado cosiendo trajes para gentes de mejor fortuna hasta que conoció a su compañero. Pronto se casaron y tuvieron a Nieves. Un nombre muy apropiado para una chica de montaña. Montes que pasan meses cubiertos del blanco nombre que la identifica.

Pero desde que se casó solamente cosía para casa. Martina, que así se llamaba la mamá de Nieves, se unía a Purificación, en tardes de hilado y costura. Venían las vecinas, que de tanto que compartían eran ya hermanas, y cosían y tejían juntas. Estas charlas vespertinas alrededor de la mesa, con los pies junto al brasero, eran el momento favorito del día para la niña.

Las conversaciones que la pequeña oía de modo furtivo trataban temas mundanos: ha nacido el hijo de tal familia, tal señora pronto quitará el luto, que ganas de que llegue la navidad para asar un buen cordero… Nada del otro mundo, pero a Nieves le encantaban. Le encantaban, en pasado. Porque ese año las charlas se transformaron en tristes miradas, en el mes en el que Martina enfermó del corazón.

Si te ha gustado esta entrada, puedes suscribirte aquí para no perderte ninguna de mis actualizaciones.

Si quieres conocer ya el final, puedes adquirir en AMAZON el ebook con la serie completa en este enlace http://amzn.to/2o4fhD5

¡Felices labores!

Siguiente artículo Museo do Encaixe de Camariñas
Artículo previo Justa Soguero

Related posts

2 Comentarios

Deja un comentario

*

code