Martina en el Pais de las Hadas episodio numero XXXVI
Martina en el País de las Hadas

Martina en el País de las Hadas (XXXVI)

Autor de la fotografía: http://www.viktorhanacek.com/

El cuarto de costura  estaba abarrotado de obras inconclusas. Días después la muerte de Purificación, su nieta Nieves se había armado de valor para ir guardando todos los tapetes y prendas de ganchillo que su abuela no había podido finalizar.

Cada vez que tomaba entre sus manos una de esas obras de arte que solamente su abuela sabía tejer, el olor de Purificación salía despedido y abarrotaba las fosas nasales de Nieves. Y a cada bocanada de abuela que respiraba, la asaltaba un interminable llanto reparador.

La muchacha quería guardar en una caja esas labores para preservar el aroma y la memoria de Purificación a buen recaudo. Una labor terriblemente dolorosa que realizaba en silencio, con la única interrupción de las lágrimas que arrancaban los traicioneros sentidos.

Mientras ella recogía, Ricardo la miraba desde el umbral de la puerta. Nadie podía descifrar las arrugas de su rostro en busca de pensamientos. Nadie salvo Purificación. La mujer más buena e inteligente que había tenido el placer de conocer. Junto con su esposa y su hija, las mujeres más increíbles del pueblo.

El apenado hombre se acercó a su hija con la hierática expresión que le caracterizaba. La chica se sobresaltó. El padre la abrazó. Ambos se consolaron en silencio y sin lágrimas en ese momento que necesitaban pero que ninguno se había atrevido a iniciar. Ricardo se apartó un poco para mirar a su bella descendiente. Tan joven y tan madura, tan niña y tan mujer. El pilar en el que su corazón abierto en canal se apoyaba para continuar. Cuánto deseaba en ese duro momento poder tener la devoción religiosa que su niña demostraba con sus rezos nocturnos. Cómo necesitaba creer que existía un lugar donde su esposa y su suegra vivieran por siempre.

—Nieves, si hay un cielo, allí está tu abuela.

Si te ha gustado esta entrada, puedes suscribirte aquí para no perderte ninguna de mis actualizaciones.

Siguiente artículo Casting para programa de costureras amateur
Artículo previo Valle Orejuela, bordadora sevillana

Related posts

0 Comentarios

No Comments Yet!

Puedes ser el primero ¡comenta este artículo!

Deja un comentario