Martina en el País de las Hadas, Episodio segundo
Martina en el País de las Hadas

Martina en el País de las Hadas (II)

Autor de la fotografía: http://www.viktorhanacek.com/

Las charlas de costura alrededor del brasero se enfriaron cuando Martina enfermó. Una enfermedad del corazón, decía el médico. La mamá de Nieves comenzó a fatigarse por nada, hasta el punto de que apenas tenía fuerzas para sostener la aguja.

Su pequeña hija, de cinco años, no entendía qué le pasaba a su mamá. Pero aprendió a aceptar las cosas sin rechistar porque sospechaba que tampoco sus mayores sabían mucho más que ella. Cuando vives en el campo y el hospital más cercano está a cientos de kilómetros de ti, aprendes a aceptar los azares. La vida y la enfermedad caminan de la mano si apenas se cuenta con un médico sin medios.

A pesar de que cada día la vida de Martina se apagaba un poquito más, Nieves siempre se acercaba a ella con una sonrisa y un ramillete de flores del campo. La pequeña acompañaba siempre a su mamá al salir del colegio. Le contaba todo lo que había aprendido, lo que había visto de camino al colegio. Aunque el corazoncito de Nieves estaba triste por el evidente deterioro de su mamá, sabía reponerse y poner su mejor carita.

-¿Me acercas el metro, cariño?- le dijo Martina a su niña en una ocasión. La pequeña corrió presta a cumplir con el favor y le entregó el metro de costura a su madre. Ella lo tomó con sus manos y comenzó a tomar las medidas de su hija.

-Has crecido mucho, Nieves, tengo que tomar nuevas medidas para arreglarte el vestido para el bautizo de José Luis.-

El bautizo de su hermano pequeño sería pronto. Casi lo había olvidado. Nieves, muy obediente, se dejó girar, estirar un brazo, levantar otro, mientras su madre medía incorporada en la cama. El corazón de la niña se encogía cada vez que su madre la tocaba para tomar sus medidas con todo detalle. En el fondo de su alma, Nieves sabía que su madre no tendría fuerzas para ver a su bebé bautizado.

 

Si te ha gustado esta entrada, puedes suscribirte aquí para no perderte ninguna de mis actualizaciones.

Si quieres conocer ya el final, puedes adquirir en AMAZON el ebook con la serie completa en este enlace http://amzn.to/2o4fhD5

¡Felices labores!

Siguiente artículo Manualidades en el BEC de Barakaldo (Vizcaya)
Artículo previo Museo do Encaixe de Camariñas

Related posts

2 Comentarios

    • ¡Muchas gracias Mercy! El relato se anima pronto. El punto de partida es muy triste, pero Nieves es una niña muy alegre y pronto buscará la forma de que todos vuelvan a sonreir. ¡Un abrazo!

      Reply

Deja un comentario

*

code