"Moda XX ZGZ", un relato sobre moda y sociedad en Zaragoza
Noticias

«Moda XX ZGZ», un relato sobre moda y sociedad en Zaragoza

La historia de los zaragozanos a través de su ropa es hilo conductor de la exposición «Moda XX ZGZ. Mirada a un siglo de moda urbana», que podrá visitarse hasta el día 6 de noviembre en el Centro de Historias de Zaragoza. Un recorrido histórico que ha estado condicionado por los cambios sociales vividos en la ciudad, en especial los relativos a la conquista de derechos de la mujer, que le han llevado a abandonar prendas como el corsé, o a ser multada por llevar pantalones.

La muestra está estructurada en cuatro espacios que describen la evolución de Zaragoza en base a las maneras de vestir de cada época. El primero de ellos lo hace de modo cronológico y relata, por ejemplo, qué tiendas históricas se mantienen y cuáles han desaparecido. El segundo bloque analiza la cuestión de las modas desde diversos puntos de vista, como la publicidad, escaparatismo o los cambios sociales. El tercer espacio reúne prendas de todas las décadas del pasado siglo XX y el cuarto es un homenaje visual y musical a los desfiles más vanguardistas que han tenido lugar en la capital aragonesa.

«Moda XX ZGZ. Mirada a un siglo de moda urbana» está comisariada por la periodista Ana Usieto Aguelo y por la gestora cultural, Beatriz Lucea Valero. A lo largo de esta exposición se analiza el concepto de moda que ha estado vigente en cada una de las décadas del siglo pasado en Zaragoza, ciudad que logró en los años 60 posicionarse a nivel nacional como referente estético, hasta el punto de que famosos como Raphael o Camilo Sesto acudían a tiendas como Reblet, situada en la calle Cádiz, a completar su vestuario, comentan en la muestra. Asimismo, acogió vanguardistas pasarelas de moda en las que Rabanne o Courrèges mostraron su concepto del futurismo en trajes hechos con materiales como el plástico, novedoso en aquellos años.

Sin embargo, tal y como se explican las comisarias en la muestra, «esta exposición propone una mirada alternativa, alejada de la alta costura y de los grandes desfiles, porque la moda es mucho más. Esto es una mirada cotidiana pero profunda a lo que hemos llevado puesto las gentes de Zaragoza a lo largo de las diferentes décadas. Un recorrido que es, a la par, una reflexión sobre el pequeño comercio local y un homenaje a sus protagonistas salpicado de anécdotas y hallazgos sorprendentes».

De esta manera, el recorrido comienza en las primeras décadas del siglo XX, época en la cual el comercio textil abanderaba la moda en un periodo en el que la ropa se cosía a medida, ya que hasta mediados de los años 20 no comienza a venderse ropa confeccionada dirigida a clases acomodadas, se narra en la muestra. El concepto de tendencia llegó a la ciudad a mediados de los años 40, reservado a las clases acomodadas, puesto que la mayoría de la población practicaba lo que en la exposición denominan «quita y pon», es decir, tenían dos únicos vestidos por temporada.

La moda como se conoce actualmente llegó de la mano de las boutiques de los años 40, y con ellas «un sentido de lo comercial asociado al mimo por el detalle, la atención esmerada al cliente y modernas técnicas de venta que llegaron a rozar lo exquisito, desplegando una parafernalia que ahora, en estos tiempos de funcionalidad y prisas, resultan fascinantes», explican en la muestra. Aunque la popularización de este concepto, añaden, llegó con los Grandes Almacenes en los años 50, y con ellos los precios económicos, marcados para evitar un regateo muy común en el comercio textil de los primeros años del siglo.

Con las boutiques y los grandes almacenes llegaron la publicidad y el escaparatismo, que en Zaragoza llegaron a su máxima expresión en los escaparates de la tienda Dernos, situada en el paseo Independencia en el lugar que actualmente ocupa Massimo Dutti, apuntan. «Nada se ponía por delante del talento creador e innovador de estos escaparatistas. Hasta tal punto que los zaragozanos se arremolinaban en el escaparate hasta que se quitaba la tela. Eran creaciones cuasi teatrales en las que se pudo ver desde ratones vivos a obras de arte, el esqueleto de un piano realizado por un luthier, globos aerostáticos y hasta tormentas de verdad, con lluvia, rayos y truenos, o los orígenes de una pantalla táctil en la que , al poner la mano desde fuera, se activa el mecanismo del escaparate», relatan en la muestra.

Este recorrido por la moda zaragozana en el siglo XX culmina en los años 80, con el surgimiento de las tribus, y con una mención a la relación entre la moda y la consecución de derechos por parte de la mujer. «Una lucha de dentro a afuera. Literalmente. Decir adiós al corsé fue el comienzo de una carrera llena de obstáculos, pero firme, que acabó quemando sujetadores en las calles. La silueta de cada época ha ido a la par de los logros femeninos. Cada prensa nueva, una lucha: el bañador, el biquini, el pantalón… Aunque también algunos ven en la moda un yugo que no acaba de desaparecer, un corsé invisible que en nuestros días sigue elevando la delgadez a los altares y condicionando la vida de las mujeres», concluyen en la muestra.

 

Si te ha gustado esta entrada, puede suscribirte aquí para no perderte ninguna de mis actualizaciones ¡Felices labores!

Siguiente artículo Las manoplas que sacaron de la pobreza a la familia de Erika
Artículo previo Encaje y técnicas textiles artesanas, en el Museo del Traje de Madrid

Related posts

1 Comentario

Deja un comentario

*

code