Patrocinio Segura, diseños gratis para bolillos en Autocad
Entrevistas

Patrocinio Segura

Patrocinio Segura

Diseños en AutoCAD para amantes del bolillo

Fotos de la galería: Noemi Martínez Pérez. Fotos interiores: Patrocinio Segura (http://patrobolillos.blogspot.com.es/)

Los hilos cuentan historias en múltiples formas que Patrocinio Segura disfruta diseñando, primero a mano y ahora en AutoCAD, para todo aquel que guste del universo del encaje de bolillos. Un manchego que ofrece patrones de modo gratuito en un blog de su propiedad que recibe un centenar de visitas diarias. Y un pionero en la creación de páginas web relacionadas con el bolillo, disciplina en la que lleva inmerso desde hace veinte años.

«Mi señora hace encaje de bolillos, y me desplazaba con el coche a llevarla a los encuentros, en los pueblos. Era un aburrimiento, toda la mañana sin hacer nada. Así vino mi afición, me dije, voy a aprender a hacer encaje y ya la acompaño de lleno», sonríe al tiempo que recuerda que el aprendizaje de bolillos y el diseño de patrones arribaron a su vida al alimón: desde el principio comenzó a crear esquemas para su esposa. «Para hacer los dibujos, los diseños, si no sabes trabajar el encaje llega un momento que no sabes por dónde tirar. Por eso para mí era muy importante aprender el encaje de bolillos», asevera.

Aunque su inmersión en el universo de los hilos y bolillos un motivo más personal. «Yo era muy nervioso, y me comentaron que por qué no me apuntaba a cursillos de cerámica. Estuve tres años haciendo cerámica, pero llegó un momento en el que no me llenaba. Por eso, y por el motivo de acompañar a mi mujer, me pasé al encaje de bolillos. Es algo que relaja de maravilla», explica el encajero conquense.

De la creación para uso personal, pronto pasó al diseño para terceros, algo que que reconoce que le «encanta, sobre todo cuando me mandan la fotografía de los trabajos ya realizados… es una gozada». Los patrones que elabora están disponibles de modo gratuito en su blog, incluso los produce por encargo. Una actividad que en ocasiones le ha reportado momentos tristes, como aquellos en los que descubre de modo casual que sus patrones gratuitos se ponen a la venta sin su permiso. «Yo tengo controlado dónde he mandado cada uno», asevera, de modo que puede dejar de entregar patrones a las personas que los utilizan con fines comerciales.

De hecho, Patrocinio descarta el fin comercial no sólo de los patrones que inventa, sino también de los trabajos de bolillos que aborda personalmente. «No se puede pagar. El conjunto de ropa interior que tengo, que es una de las primeras cosas que hice por encargo de mi sobrina, lo puse en una exhibición y siete compradores salieron. Pero eso no tiene precio. Me llegaron a ofrecer 100.000 pesetas por el conjunto, pero dije que no», rememora.

El modo en el que Patrocinio bosqueja sus proyectos ha evolucionado con el paso de los más de veinte años que lleva inmerso en esta tradición centenaria. «Al principio los diseñaba a mano, y en 1999 me pasé al AutoCAD», recuerda el encajero. El cambio vino impulsado por consejo de uno de sus dos hijos, que en aquellos años estudiaba ingeniería y le animó al uso del programa de diseño. «El Autocad facilita mucho la tarea, y además puedes hacer el diseño simétricamente», afirma.

El uso de la informática permite también que el tipo de trabajos que se pueden abordar con hilo y bolillos evolucione. «El encaje no tiene ningún límite. Ahora mismo se están haciendo unos diseños extraordinarios. La gente quiere hacer otras cosas además del encaje clásico», asevera, hecho que demuestra con el ejemplo, puesto que entre sus obras se encuentran singulares objetos como signos zodiacales confeccionados por encargo de sus sobrinos.

Y es que Patrocinio asegura que para diseñar encaje lo más importante es la «imaginación. Ahora por ejemplo, estoy diseñando por encargo un manto para la Virgen. Me han dicho los puntos que querían, me han pedido punto filigrana, y desde ese punto empiezo ya a meter derivaciones», comenta. Una creatividad a la que se suma el conocimiento de la técnica, que a juicio del conquense es algo relativamente sencillo de adquirir. «La técnica, el punto, no es difícil de aprender, el manejo lo hacen los años de práctica. Una vez conoces los puntos, es seguir la pauta del diseño», explica.

El encajero manchego es uno de los pioneros en bolillos. «Ahora hay muchos hombres en el encaje, cuando yo empecé no había ninguno, o no querían salir. Donde más hay es en la parte de Cataluña», reseña un conquense que recaló en tierras aragonesas por motivos de trabajo en el año 65. Tal y como hicieron muchos españoles de su generación, salió de su localidad natal, El Tobar, para labrarse un futuro en otras tierras. Y esa migración le llevó a Zaragoza, localidad en la que comenzó su amor por el encaje de bolillos.

De hecho, en Aragón el gusto por esta disciplina es creciente. «Ahora hay mucha afición, desde hace unos quince años. Además hay gente joven que está aprendiendo. Los ayuntamientos también están apoyando», apunta. En este sentido, Patrocinio recuerda que el encuentro de bolillos que se celebra en el contexto de las Fiestas del Pilar de Zaragoza es uno de los más importantes de España. «Hemos llegado a estar 1.700 personas, cuando se hacía en La Romareda. Además, este es un punto muy bueno para los vendedores porque es de los últimos encuentros de la temporada, y mucha gente viene a comprar material», explica.

La afluencia de público a los encuentros aragoneses es grande «y eso que aquí en Aragón no se anuncian todos los encuentros que se hacen» debido a que las inscripciones se llenan de un año para otro. El encajero manchego acude a muchos de ellos. «Cuando empecé en 1998 me movía mucho. Ahora son 71 años y me da un poco más de … y como me marcho al pueblo también… Allí cojo toda la zona de Castilla-La Mancha, voy a los encuentros de esa zona. Cuando estoy en Zaragoza, voy a los que me pillan por aquí», comenta.

Además del diseño y la ejecución de trabajos de encaje, Patrocinio Segura también se ha dedicado a la recopilación de información histórica sobre la disciplina. Estos datos los recoge en su blog personal, que recibe cien visitas diarias, aunque le gustaría ir un poco más allá en sus indagaciones. «Son informaciones que he recogido de libros, bibliotecas… me gustaría hacer un estudio sobre el encaje de bolillos en Aragón», reconoce.

El conquense también se encarga del mantenimiento del blog de la Asociación Aragonesa de bolillos, Arteboar, así como del blog del Museo Etnológico de El Tobar, su localidad natal. La institución surgió hace dos años, cuando vecinos del pueblo constituyeron una asociación para la creación del museo y comenzaron a recoger enseres del campo y del hogar que quedaban en el pueblo y la serranía a la que pertenece. Unos vecinos de la localidad cedieron su vivienda como sede del centro expositivo, que cuenta con 750 piezas, por lo que éste se muestra como una casa montada tal y como eran los hogares en la antigüedad, con todos los aperos y enseres cotidianos.

El diseño, el mantenimiento de blogs, la apertura del museo de El Tobar… las inquietudes de Patrocinio Segura son muchas. Puede que esos «nervios» que le llevaron al encaje de bolillos ayuden a este enjuto diseñador acometer sus numerosas tareas, todas ellas cumplidas con generosidad, y empapadas por el aprecio que demuestra, en cada frase que pronuncia, por el encaje de bolillos, la tradición y el amor a la serranía manchega que le vio nacer.

 

Si te ha gustado esta entrada, puede suscribirte aquí para no perderte ninguna de mis actualizaciones ¡Felices labores!

Siguiente artículo Martina en el País de las Hadas (XV)
Artículo previo Hilaku, Diálogos con el Arte Textil

Related posts

0 Comentarios

No Comments Yet!

Puedes ser el primero ¡comenta este artículo!

Deja un comentario

*

code