Taimyr Faye, creadora de `La Modateca´, la primera “biblioteca” para el préstamo de ropa de Zaragoza - La Voz de las Costureras
costuraEntrevistasUpcycling.

Taimyr Faye, creadora de `La Modateca´, la primera “biblioteca” para el préstamo de ropa de Zaragoza

«El proceso es lento, pero yo intento aportar una semillita verde»

Foto: Noemi Martínez Pérez.

Upcycling y transformación textil son el siguiente reto de Taimyr Faye, autora de La Modateca, la primera “biblioteca” de moda de Zaragoza. Una iniciativa nacida de un sueño adolescente y fraguada durante sus prácticas en la ciudad de Florencia, realizadas tras la obtención de su Ciclo Superior de Patronaje y Moda. Un deseo que tomó forma de tienda el pasado día 4 de julio de 2019 en la calle Santa Isabel de la capital aragonesa, un espacio móvil destinado al alquiler de ropa de calidad, normalmente para eventos, la formación y la venta de complementos artesanos de diseñadores locales, entre los que se encuentran unos pendientes elaborados con un material biodegradable.

La idea de La Modateca surgió del sueño adolescente de Taimyr, su autora, y una amiga suya, preocupadas ambas por el uso de la ropa que impera en la actualidad. «La idea surgió hace un montón de tiempo, con una amiga, para un trabajo de instituto. Ahora la he retomado con otra perspectiva», apunta. En aquel tiempo «nosotras nos comprábamos un montón de ropa, nos la intercambiábamos… entonces se nos ocurrió “imagínate que hubiera un sitio donde, en lugar de comprar la ropa, igual que se hace con un libro en una biblioteca, la cogemos, la disfrutamos y la devolvemos, y cogemos otra prenda”», recuerda.

Libros forrados con tela con el nombre del espacio, un juego de conceptos. Foto Noemí Martínez.

La Modateca lleva un mes como tienda física, un año como web y mucho más rondando por la cabeza de la diseñadora zaragozana. «Es una biblioteca de moda, basada en la idea del préstamo. En Europa se está haciendo. Pensé que, si esto se le había ocurrido antes a alguien, si hay gente que ya había tenido antes esta reflexión, y se hacía, podía tener futuro», explica. En esta tienda zaragozana se pueden encontrar prendas de calidad en alquiler, generalmente dirigidas a eventos especiales, así como productos de diseñadores locales, entre los que se encuentran pendientes elaborados en un material biodegradable y complementos confeccionados con un resistente plástico que una fábrica iba a tirar al cubo de la basura. Todo un espacio dedicado al Upcycling, la transformación y el aprovechamiento en forma de complementos con mucho estilo.

Metamorpho, Somos Vértices o Crisálida son parte de los diseñadores locales que se pueden encontrar en una tienda con un fuerte trasfondo ecologista y social que busca «cambiar el sistema. Ya vemos la contaminación, la gente explotada… ¿Por qué no dar soluciones de otra forma? Proponer ideas y alternativas que vayan deshaciendo un poco todo lo malo que se ha ido construyendo. El proceso es lento y yo no voy a cambiar el mundo, pero intento aportar una semillita de verde», manifiesta Faye.

Interior de La Modateca. Foto Noemí Martínez.

De un sueño adolescente a estancia en Florencia

Taimyr Faye estudió el Ciclo Superior de Patronaje y Moda en el IES Luis Buñuel de Zaragoza. «Al acabar el Ciclo Superior tuve la suerte de hacer las prácticas en la ciudad de Florencia. Allí me enamoré de la costura a mano y vi lo que cuesta hacer una prenda. Estuve tres meses que se me pasaron volando y que me cambiaron la perspectiva», reconoce. Una estancia que le hizo comprender y valorar el proceso que implica la moda, desde la creación del concepto hasta la llegada de la prenda confeccionada a tiendas y centros comerciales. Y que le despertó el deseo por aportar su granito de arena a un mundo deslumbrante por sus luces e inquietante por sus sombras.

Las emociones desbordantes que su intensa experiencia florentina despertaron en la diseñadora trajeron de vuelta al presente esa inquietud que un día fue un trabajo de instituto. «Me acordé de esa idea y me dije que por qué no dar otra alternativa, otra vía de utilización de la ropa, la moda y el diseño. A la gente le cuesta más invertir en prendas de mayor calidad, por qué no dar la opción de cogerla prestada», comenta.

Complementos a la venta. Foto Noemí Martínez.

Taimyr Faye decidió entonces darle una vuelta de tuerca a esa idea, primero con la implementación de la página web de préstamo de ropa y después con la apertura de la tienda física en la calle Santa Isabel de Zaragoza. Un proceso para el que recibió el acompañamiento del Semillero de Ideas del Ayuntamiento de Zaragoza, espacio en el que conoció a parte de las diseñadoras locales cuyos productos vende en la actualidad. Personas creativas que comparten su filosofía de vida. «La gente de mi generación lo tenemos todo ya dado, esa cultura de una prenda hecha a mano, hecha por tu abuela, la hemos perdido. La gente no sabe lo que cuesta hacer una prenda, ni los procesos, ni el tiempo, ni la creación. Es un proceso superbonito, pero la prenda una vez hecha es algo funcional que se queda ahí», se lamenta.

Amor-odio por la moda

La creadora de la primera biblioteca de moda de Zaragoza nunca pensó en dedicarse a la creación textil. «Yo he sido presumida siempre, pero una cosa es ser presumida y otra ponerte manos a la obra en la costura», bromea. «Mi abuela sí que cosía, de pequeña me enseñaba punto de cruz durante los veranos, pero yo no pensaba entonces en dedicarme a la moda. Luego lo cogí con mucho gusto, todo lo que sea creativo, darle la vuelta, me encanta», explica.

Taimyr optó por su actual profesión y emprendimiento con vocación, pero también con el propósito de aportar elementos de transformadores. «Cogí la moda con amor-odio, me gusta mucho, pero también soy muy consciente de lo que no me gusta de ella. Siempre la he visto con la perspectiva de hacer algo de cambio», asegura. Y entre sus elementos a reformar, la sempiterna cuestión de las tallas. «Estoy muy enfadada con el mundo de la moda, que los diseñadores pequeños hagan solo las tallas S, M, L … así estas quitando la mitad de la población. Estoy buscando firmas que den más talla, yo no era consciente del problema que hay con las tallas hasta que he ido a comprar ropa a diseñadores: XL que no son XL… también aportaré mi granito de arena al tema de las tallas», promete.

Productos de La Modateca. Foto Noemí Martínez.

Upcycling y transformación: proyectos para un futuro próximo

La primera idea para La Modateca fue el alquiler de ropa para eventos, «una opción más económica y más sostenible», comenta. Pero este proyecto inquieto está en constante evolución. «Siempre tengo ideas y cosas en la cabeza, pero ahora estoy centrada en diseñar. Al final, toda la parte de gestión me gusta porque es lo que tengo que hacer para que todo fluya, funcione, pero no soy una mente administrativa, soy más una mente creativa. Tengo ganas de empezar a crear y sobre todo de hacer prendas a través de ropa vieja: upcycling y transformación. Prefiero rescatar todos esos materiales que he ido guardando y darle forma en algo nuevo», expone. De esta forma, Taimyr quiere dar un paso más allá en su búsqueda de modelos de moda sostenibles con la puesta en alquiler, además de prendas de marcas o ropa vintage, de modelos diseñados por ella y pensados directamente para el préstamo. «Ahora que vienen meses tranquilos quiero aprovechar para darle vuelta a estas ideas, el verano de la creatividad, a ver que surge», bromea. Unas prendas a las que, en un futuro, añadirá ropa de particulares, también destinada al alquiler, en la línea de las actuales plataformas digitales en las que los particulares pueden vender su ropa usada. «Mi idea es que a través de la web la gente pueda alquilar su ropa, que yo sea una intermediaria. La ropa de eventos parece que fuera de un solo uso y no tiene por qué», asevera.

Productos de La Modateca. Foto Noemí Martínez.

Las diversas opciones de alquiler de prendas son el eje de esta tienda zaragozana, pero este espacio móvil y creativo también está dejando espacio a la formación en base al upcycling, muy en la línea de su filosofía de partida. Unos cursos que antes de la inauguración de su tienda ya iba impartiendo en otros espacios, pero que actualmente ofrece en su propio local. «Todos los cursos que he hecho los he disfrutado mucho, se crea un ambiente muy chulo, las energías son muy buenas», comenta. Entre los cursos que se podrán realizar en La Modateca se encuentra un monográfico de transformación de pantalones vaqueros en minifaldas, y que ya ha realizado durante su primer mes de apertura.

Esta filosofía upcycling impregna todas las acciones de un negocio en constante evolución. Un emprendimiento que partió de un sueño adolescente que Taimyr Faye siempre respetó y conservó en su mente. Un deseo que hoy es ya una realidad, y que nació de esas primeras inquietudes que se tienen en la vida y que en muchas veces se olvidan con la vorágine de la entrada en la vida adulta. Pequeños grandes sueños cuyo destino en ocasiones da giros insospechados, como le sucediera en su día Albert, un muchacho alemán de origen judío quien, también a los 16 años, se preguntó cómo se vería un rayo si él pudiera perseguirlo a la velocidad de la luz. Que la pequeña semilla de luz que enciende La Modateca sirva para ese cambio, lento pero contundente, que muchos otros adolescentes (y adultos) buscan para el planeta.

Fachada de La Modateca. Foto Noemí Martínez.

Siguiente artículo The Festival of Quilts, del 1 al 4 de agosto en Birminghan (Reino Unido)
Artículo previo Antje González, directora de la revista de encaje de bolillos `Vuelta y Cruz_Twist and Cross´

Related posts

0 Comentarios

No Comments Yet!

Puedes ser el primero ¡comenta este artículo!

Deja un comentario

*

code