Pequeños artesanos reposteros elaborarán su propio puzle en tela
Noticias

Puzles en tela para los más pequeños en la Real Fábrica de Tapices

Pequeños artesanos reposteros elaborarán su propio puzle en tela

Fotos: Real Fábrica de Tapices. 

Un pequeño tapiz a modo de puzle en tela será lo que se llevarán a casa los niños que participen en los talleres que la Real Fábrica de Tapices tiene preparados para el mes de julio. Los pequeños artesanos elaborarán, con ayuda de los monitores, su propio repostero, un paño cuadrado similar al tapiz que solía llevar plasmados emblemas heráldicos de familia o casas nobiliarias.

La iniciativa `Puzles en tela´ se desarrollará durante el mes de julio y está dirigida a niños y niñas de 6 a 12 años. En el taller podrán participar un mínimo de 10 participantes y un máximo de 15, siempre que no superen las cuatro familias. La primera edición se celebrará el martes día 7 de julio y el jueves día 9 de julio de 11.00 a 13.00 horas.

«Los participantes trabajarán en equipo experimentando en primera persona la satisfacción de crear un objeto con sus propias manos, convirtiéndose en artistas al realizar su propio repostero», explican desde la Real Fábrica de Tapices. «Los participantes decidirán qué patrón o dibujo utilizarán, qué piezas recortaran para esa especie de collage que van a crear y aprenderán las técnicas para elaborarlo. Al final del taller podrán llevárselo a casa… ¡Un repostero de la Real Fábrica de Tapices que ellos mismos habrán elaborado cuando les revelemos algunas de las técnicas que solemos usar!», apuntan.

El taller tendrá una duración de 4 horas, divididas en 2 días. El coste de la actividad será de 20 euros para familias con 2 asistentes, 25 euros para 3 asistentes, 30 euros para 4 asistentes y 35 euros para 5 asistentes. Para información y reservas: visitasmuseo@realfabricadetapices.com

Una institución de 300 años

La Real Fábrica de Tapices lleva en activo desde hace casi trescientos años. En sus obradores se fabrican de manera artesanal y con productos sostenibles alfombras, tapices y reposteros. Este último objeto «pesar de su importante valor técnico e histórico, el producto menos conocido por el gran público», aseveran.

Los reposteros son una colgaduras con motivos heráldicos. «La técnica más habitual con la que se realiza es el bordado de aplicación, que en los documentos antiguos se denomina “labor de recortaduras” y el tejido resultante “tapicería a cachos” porque consiste en recortar piezas de tela y fijarlas sobre un soporte textil, siguiendo un dibujo preestablecido. Es como un mosaico de piezas de tela recortadas, en el que el elemento principal es un escudo heráldico que, normalmente, está orlado por una cenefa ornamental», concluyen.

Siguiente artículo Entrevista a Hilanderos Ruecamundos, hilado y consciencia
Artículo previo El Día Mundial de Tejer en Público 2020, afectado por la crisis del coronavirus

Related posts

0 Comentarios

No Comments Yet!

Puedes ser el primero ¡comenta este artículo!

Deja un comentario