Entrevista a Borja, octavo expulsado de Maestros de la Costura 3 - La Voz de las Costureras
EntrevistasMaestros de la Costura

Entrevista a Borja, octavo expulsado de Maestros de la Costura 3

«Creo que la costura y el diseño son un lenguaje con el cual nos expresamos y transmitimos una determinada personalidad»

Fotos: RTVE 

Honesto, «gamberro», inquieto, trabajador. Y muy heavy. Así se mostró el vizcaino Borja, octavo expulsado de Maestros de la Costura 3, un concursante detallista, amante de la moda y la cultura japonesa que con su sinceridad trajo de calle al jurado del programa de RTVE. El perseverante aprendiz de 25 años, ayudante en un taller de vestidos de novia, tiene el Grado Superior en Patronaje Industrial y estudia Diseño de Moda en La Rioja. Una formación que, junto con la adquirida dentro del concurso, ha puesto las bases para la definición de un estilo ecléctico en el que la elegancia y el aire asiático siempre están presentes. Admirador de diseñadores como Balenciaga, Issey Miyake, Yohji Yamamoto, a Borja le gustaría trabajar con modistas en Japón, una tierra madre de una cultura, unos valores y una ética que admira, comparte y respeta.

LA VOZ DE LAS COSTURERAS: Una aclaración, en la presentación hablas de que tu comienzo en el mundo de la moda fue en el Concurso  Internacional de Vestidos de Papel de Güeñes (Vizcaya). ¿Cómo fue la experiencia?

BORJA: Mi primera relación con el mundo de la moda vino de mano del concurso de papel de Güeñes, certamen al que me presenté con 18 años con una propuesta de vestido rosa inspirado en las famosas pasarelas de Victoria’s Secret. Por desgracia no fui premiado en ese concurso.

L.V.C.: Parece que en cuanto se te dé la oportunidad, viajarás a Japón a vivir y trabajar. ¿Qué hay de la cultura japonesa y su moda que te atrae tanto?

B.: De Japón me gusta todo, desde su cultura hasta su gastronomía, pasando por la ética, los valores de sus habitantes y su estilo de vida. En general me atrae y me fascina. Me gusta sobre todo la diversidad de vestimentas y el amplio abanico de posibilidades que ofrece la moda japonesa. Soy fan de su vestimenta de época y de prendas tradicionales como el kimono, pero también me interesa mucho su ropa urbana y la estética y el eclecticismo de las diferentes tribus urbanas.

L.V.C.: ¿Cómo surgió tu interés por la moda y la confección?

B.: Surgió todo a una edad muy temprana, a partir de mi interés por el mundo de los disfraces que me iba haciendo y gracias a observar de cerca el trabajo de mi ama, que es modista.

L.V.C.: Tu identificación con la música y estética Heavy Metal parece ir por un camino distinto al del ecléctico estilo que defiendes, inspirado en lo asiático, la sutileza y la elegancia. ¿Cómo conviven estos estilos distintos en tu día a día como diseñador?

B.: Quiero pensar que esas dos dualidades viven en perfecta armonía. Por una parte, solo consumo música Heavy y son fan de muchos vestuarios escénicos propios de la época pictórica, así como fan de vestuarios de bandas tales como Behemoth o Ghost, por poner ejemplos. No obstante, mis proyectos personales no se acercan a la típica estética Heavy y beben más de referencias asiáticas, del mundo nupcial, del mundo del plisado y de grandes modistos como Karl Lagerfeld o Issey Miyake. Quiero pensar que toda esa mezcla de referencias y de ideas tan dispares las tengo que aprovechar para definir una estética o unos rasgos que me simbolicen y den coherencia y armonía a los trabajos que vaya creando.

L.V.C.: Eres de los concursantes más jóvenes de esta edición, sin embargo no se te ha visto intimidado por el jurado de Maestros de la Costura. ¿Era cierta esa seguridad en ti mismo o, por el contrario, y como se suele decir, “la procesión ha ido por dentro”?

B.: Bueno al principio me sentía, y me sigo sintiendo, algo intimidado con los jueces. Hay que callar y aguantar lo que se diga, al fin y al cabo si se les debate algo o se les pone mala cara la cosa se tuerce en tu contra siempre.

L.V.C.: ¿Qué prenda te hubiera gustado confeccionar y no tuviste ocasión de abordar?

B.: Sobre todo, me habría encantado trabajar las prendas con las que más cómodo me encuentro, que son las camisas y el mundo de las prendas de abrigo. Aun así, se han abordado todo tipo de prendas y agradezco mucho haber trabajado cosas que no había confeccionado nunca.

L.V.C.: ¿Qué diseño de los que propusiste, de haber tenido tiempo de pulir, hubiera sido tu prenda estrella del programa?

B.: Yo creo que la blusa con la que me despedí en la prueba de eliminación hubiese sido mi prenda estrella. Tenía mucha potencial de transformación con sus trabillas y lazos, y de haber tenido más tiempo para estudiar más el patronaje y las transformaciones que quería darle habría quedado una prenda más visual, más innovadora y estéticamente más agradecida.

L.V.C.: Muchas de las personas que cosen lo hacen porque tienen una relación emocional con la costura debido a la contemplación de una madre o una abuela fabricando prendas para toda la familia. ¿Qué significa para ti la costura?

B.: Yo creo que la costura, o el mundo del diseño por generalizar más, es un lenguaje con el cual nos expresamos y con el que se debe de transmitir mediante una prenda estética, funcionalidad, carácter y una determinada personalidad.

L.V.C.: ¿Tienes alguna anécdota divertida relativa a tu aprendizaje en costura?

B.: Hombre puedo contar una anécdota que mezcla música Heavy, costura y despistes al mismo tiempo. Todo comienza durante el grado superior de patronaje industrial que realicé hace unos años. Pues bien, a la hora de prototipar prendas se nos permitía escuchar música con nuestros auriculares. Yo, como de costumbre, patronaba y confeccionaba con música y, claro está que, tarde o temprano tenía que llegar algún lío por andar con tanto cable. Pues llegó el día que andaba afinando un patrón con las tijeras y el cable de los auriculares se me mezcló con el papel por la parte del revés y mientras cortaba. Entre la concentración de cortar bien y la distracción de la música acabé llevándome por delante tanto patrón como auriculares. Lo gracioso del tema fue que tardé unos minutos en asimilar que la música dejó de sonar, porque corté el cable de los auriculares también. La cara de tonto que se me quedó en el momento supera cualquier cara de sorpresa que tuve durante el programa jajajajajajaaj.

L.V.C.: ¿Cuáles son tus mayores fuentes de inspiración en tu proceso creativo?

B.: Según para qué tipo de proyecto me inspiro o cojo referencias diferentes que adaptar a la situación pero, por generalizar, diría que me inspiro muchos de los grandes modistos del siglo XX, alguna que otra referencia de ciertos vestuarios de videojuegos y alguna referencia de vestuarios del mundo del cine o de alguna serie determinada.

L.V.C.: ¿Cómo te gustaría definir tu estilo? ¿Y a ti mismo?

B.: Empezando por la segunda pregunta, me gusta definirme como alguien inquieto, gamberro y trabajador. Respondiendo a lo primero, diría que tengo un estilo basado en el detalle, en el mundo del plisado y en el mundo de la ropa a medida.

L.V.C.: ¿Con qué te quedas de tu paso por el concurso? ¿Qué aprendizajes técnicos y personales te llevas?

B.: Me quedo, sobre todo, con las amistades y los lazos creados con diferentes personas y la posibilidad de relacionarme con diferentes personas importantes del sector de la moda. También me llevo los conocimientos que me han ido dando los compañeros. Al final, una de las cosas más bonitas de todo ha sido el juntar a 12 personas totalmente diferentes y amantes de la costura y aprender y ayudarnos entre nosotros.

L.V.C.: ¿Cómo supiste de Maestros de la Costura? 

B.: Conozco el programa como seguidor desde que se emitió por primera vez, y me animé a participar gracias a la motivación de uno de mis amigos de la carrera de moda y porque me incentivaron a participar desde Instagram personas cercanas al programa que tenían relación con el casting. Del casting recuerdo con especial cariño el último paso, llegar a los castings presenciales y conocer a tus posibles compañeros mientras fantaseas con cómo va a ser todo una vez se esté dentro.

L.V.C.: ¿Cómo te gustaría ser recordado tras tu paso por el programa?

B.: Me gustaría recordar mi paso por el programa como una persona honesta que ha dicho en todo momento lo que piensa y no se ha privado de nada.

L.V.C.: En mi página trato dar a conocer el valor del trabajo de costureras, modistas, tejedoras… al escribir un periódico digital especializado en su trabajo, sus vivencias y sus recuerdos. ¿Crees que Maestros de la Costura servirá para poner en valor la artesanía en la costura?

B.: En parte sí y en parte no. Es muy de agradecer la labor que hace el programa de divulgar y democratizar parte de las cosas y procesos que hay detrás de la creación de una prenda, pero a su vez creo que toda buena costura no se demuestra en 90 minutos, se demuestra con tiempo, conocimiento, cariño y unas condiciones de trabajo que impliquen menos tensión.

L.V.C.: ¿Cómo te gustaría que se desarrollara tu carrera profesional?

B.: Soy una persona que tiene claro que quiere llegar a vivir dentro del sector de la moda, por ello una vez fuera voy a terminar mi carrera de diseño de moda, voy a trabajar duro con mis proyectos profesionales y, sobre todo, me gustaría poder trabajar para un taller de moda (como he estado haciendo hasta ahora) para poder demostrar mis estudios y conocimientos de patronaje de una forma satisfactoria.

Siguiente artículo Guía sobre moda ecológica descargable
Artículo previo Reportaje de Fademur sobre la solidaridad en tiempos del Covid-19

Related posts

0 Comentarios

No Comments Yet!

Puedes ser el primero ¡comenta este artículo!

Deja un comentario

*

code