Entrevista a Elena, primera expulsada de `Maestros de la Costura 4´ - La Voz de las Costureras
EntrevistasMaestros de la Costura

Entrevista a Elena, primera expulsada de `Maestros de la Costura 4´

«Para poder crear con conciencia hay que ser capaz de valorar y conocer todo lo que ocurre a tu alrededor»

Fotos: RTVE

La falta de experiencia contribuyó a que Elena fuera la primera expulsada de `Maestros de la Costura´, una circunstancia que no impidió que esta bailarina y profesora de baile valenciana fuera elegida de entre los 14.000 aspirantes a la cuarta edición del programa. Elena empezó a coser durante el confinamiento, momento que aprovechó para dar rienda suelta a un pasión que le viene de su madre, costurera de los conjuntos de baile que ha lucido en sus múltiples actuaciones. Y a la cual, confiesa en una preciosa anécdota, lanzó al mundo de la costura profesional como sustituta de una de las modistas de Francis Montesinos. Estudiante de Bellas Artes e Historia del Arte, esta aprendiz ya ha hecho sus pinitos en el mundo de la moda, ha ganado varios certámenes de belleza y ha trabajado como azafata de vuelo. Toda una carrera construida con apenas 25 años, y que sustenta en el inconformismo, el esfuerzo, la disciplina y la inteligencia.

LA VOZ DE LAS COSTURERAS: Comenzaste a coser en el confinamiento, y sin embargo has logrado batir a otros 14.000 aspirantes y entrar en el programa. ¿Cuál crees que ha sido la clave de este éxito?

ELENA: Creo que no solo han mirado en mi currículum mis habilidades en la costura, sino todo el trabajo que llevo detrás desde hace años. Me he dedicado a la moda en diferentes disciplinas, como modelo de pasarela, de fotografía, ayudante en un taller de diseño, mis estudios de Bellas Artes y, como no, la danza. Son diferentes puntos de vista los que han valorado y pienso que pueden ser muy enriquecedores en mi carrera en la costura. Aparte, me considero una persona muy disciplinada y capaz de apostar por sus sueños, que es de valorar. En la vida no me han regalado nada y todo ha sido por esfuerzo y sacrificio. Por ello, pienso que mi personalidad y mi formación artística ha sido clave en mi selección para esta nueva edición del programa.

L.V.C.: Eres bailarina y estudias Bellas Artes e Historia del Arte, algo que dice mucho de tu disciplina y sensibilidad artística. ¿Qué habrá de todo este cóctel en la firma de moda que te gustaría montar?

E.: Para mí, toda mi formación es clave para el lanzamiento de mi próxima marca. Desde hace años he pensado en ello y me ha apasionado el arte. Cierto es que soy una apasionada de diferentes disciplinas porque es algo que amo y disfruto. Por ello, me gustaría que todo aquel que viera mis próximas creaciones se sintiera tan único y especial como me siento yo día a día.

Siempre he pensado que para poder crear con conciencia hay que ser capaz de valorar y conocer todo lo que ocurre a tu alrededor, ya que debemos de ser humildes y demostrarlo así en todo lo que hagamos.

Para mí, estas dos carreras son clave para mi proyección. Ambas están relacionadas con la moda y son muy sugerentes a la hora de poder desarrollar tu creatividad. Agradezco siempre el apoyo que me han dado a la hora de estudiarlas y, al igual que la carrera, en el conservatorio profesional de danza, que fue maravillosa y muy especial para poder encauzar mi nuevo camino.

L.V.C.: Si pudieras vestir a Eugenia Silva o Blanca Padilla. ¿Qué les diseñarías?

E.: Si pudiera vestirlas les diseñaría un vestido largo espectacular de fiesta. Ambas son la elegancia personificada y me encanta como realizan su trabajo. Con Blanca Padilla coincidí trabajando en la Mercedes Benz Fashion Week y me pareció una chica que transmite sólo con la mirada. En el caso de Eugenia Silva, fue un impacto total, ya que desde hace muchos años soy seguidora suya y verla en persona fue increíble. Es preciosa y le agradeceré siempre la calma que me dio en la prueba, al igual que Raquel Sánchez Silva, porque fueron momentos de mucho estrés y a ella la considero una mujer súper emprendedora y luchadora, como yo. Así que agradezco a ambas su trabajo en la moda y espero seguir disfrutando de sus carreras.

L.V.C.: ¿Qué significa para ti la costura?

E.: Para mí, la costura significa una nueva etapa en mi vida. Decidí empezar a diseñar desde hace muchos años, pero realmente me puse a ello cuando la vida nos dio un aviso. Fue un momento en el que mi madre estaba muy delicada de salud y quería que las dos por fin nos lanzáramos a perseguir nuestro sueño. Como creo que he demostrado en el programa, soy una persona muy transparente y emocional. Creo que con una buena actitud se levanta el ánimo tanto físico, mental y emocional de cualquiera. Por ello, pensé que para las dos podría ser clave, la ayudaría a ser fuerte y a recobrar esa felicidad y ganas por seguir luchando que es lo que ella me ha enseñado desde pequeña.

Mi abuela también cosía para la familia y fue un ejemplo para mi madre y ella siguió pero con mucho más empeño ya que realmente nos hacía falta y quería que no nos faltara de nada. Por ello, me hacía muchos trajes para poder bailar y poder participar en diferentes concursos de danza.

L.V.C.: ¿Tienes alguna anécdota divertida relativa a tu aprendizaje en costura?

E.: Sí, cierto es que llevaba poco tiempo cosiendo pero para mí fue un reto empezar en la costura y en un programa en el que había variedad de niveles.

Fue gracioso el momento, que siempre recordaré, cuando lancé a mi madre en el mundo de la costura profesional. Un día que estuve de fitting con el diseñador Francis Montesinos comentaron que una de sus modistas estaba enferma y necesitaban a alguien que pudiera ayudarles en preparar la colección. A las horas, cuando ya había salido, me llamaron y me dijeron que si mi madre estaba disponible. Yo, como no, sin dudarlo y sabiendo la oportunidad tan buena que sería para ella les dije que sí y que ella iría.

Al llegar a casa le comenté a mi madre que al día siguiente debería estar en el taller y siempre recordaré su cara, era una mezcla de felicidad y miedo, porque para nada se lo explicaba y a mí me dio la risa porque, pese a saber que se lo tenía que haber consultado antes, fui como su “yo” interior y en el fondo sabía que ella por supuesto que querría. No quería que los miedos le jugaran una mala pasada y decidí yo por ella.

A día de hoy hemos creado una amistad preciosa con el diseñador y estoy súper feliz de todo lo que estamos consiguiendo porque parece que las cosas se van poniendo cada vez más en su sitio.

Con lo cual, quitarse los miedos y lanzarse al mundo de la costura ha sido clave para saber que yo también soy capaz y que, aparte de diseñar, puedo recrear todo aquello que está en mi mente y que dibujo.

L.V.C.: ¿Cuáles son tus mayores fuentes de inspiración en tu proceso creativo?

E.: Me gusta siempre estar mirando cuadros de diferentes pintores y ver qué ropa llevaban en cada época. Me fijo en las composiciones de las imágenes, en las combinaciones de los colores y, como no, en lo que quieren transmitir. Otra herramienta que utilizo mucho son las redes sociales, porque pienso que hay que estar muy actualizada y ver qué es lo que la gente en ese momento está buscando. No para hacer exactamente lo mismo, sino para marcar la diferencia. Además, me gusta mucho ir a ver telas en las tiendas de tejidos e ir a tiendas de ropa para saber cómo confeccionan las prendas y así tener más ideas.

L.V.C.: ¿Cómo te gustaría definir tu estilo? ¿Y a ti misma?

E.: Mi estilo lo definiría como muy personal, discreto, pero que a la vez llame la atención por su originalidad y que haga sentir única a cualquiera que lo lleve. Me gusta que cada persona se sienta especial, única e irrepetible, por ello soy muy partidaria de crear prendas exclusivas. Cada diseño para mí es todo un reto, porque me gusta conocer a la persona realizando una pequeña entrevista y así saber qué le pondría.

L.V.C.: ¿Con qué te quedas de tu paso por el concurso? ¿Qué aprendizajes técnicos y personales te llevas?

E.: Me quedo con muchísimas cosas, pero, sobre todo, creer más en mi misma y reforzar más mi autoestima. A nivel personal, estoy súper orgullosa porque pese a la situación tan complicada que estaba viviendo en ese momento, tras el fallecimiento de mi abuelo, saqué fuerzas de dónde pensaba que no las tenía y lo di todo pese a que en la costura no estaba tan formada. Aprendí muy rápido en la casa y siempre agradeceré la labor de mis compañeros, que estuvieron ayudándome y, como no, del programa que confió en mí y me dio la oportunidad de que me conociera muchísima más gente. A día de hoy estoy súper orgullosa por todos los mensajes recibidos y leer que para muchos soy un ejemplo a seguir me levanta todavía más el ánimo y me llena de energía para seguir persiguiendo mis sueños. Me quedo con una experiencia única y con que ha sido un regalo que me ha puesto la vida para poder seguir persiguiendo mi sueño.

L.V.C.: ¿Cómo te gustaría ser recordada tras tu paso por el programa?

E.: Me gustaría ser recordada como alguien muy especial, que está en constante formación y que aspira a conseguir todo lo que se proponga. Para mí, este es un escalón que he subido para poder ascender personal como profesionalmente. Una mujer con mucha valentía, fuerza y humildad que ama todo lo que hace y que sus facultades creativas priman por encima de cualquier cosa.

L.V.C.: ¿Crees que Maestros de la Costura servirá para poner en valor la artesanía en la costura?

E.: Por supuesto que sí, lanzar un programa en televisión de costura no es fácil y eso todo del mundo debe saberlo. Hay que compaginar diferentes aspectos para poder soportar el formato. Gracias a programas de este estilo podemos seguir valorando el trabajo de todas aquellas personas que se dedican a la costura o que dedican su tiempo a hacer algo con su propia cabeza y sus propias manos. Qué bonito es valorar este proceso creativo y a toda esta gente que gracias a sus ideas consiguen recrear y transmitir sus emociones y de lo que son capaces. Hoy en día, programas como este ayudan a valorar este trabajo y considero que es imprescindible y espero que continúe más ediciones, porque empresas que se dediquen a hacer replicas y a satisfacer las necesidades del ansia de cierta gente en poseer ciertas prendas a un coste inferior quitan prestigio y valor a las mentes creadoras de verdad. Pero eso es como siempre, dura cierto tiempo hasta que desaparece, mientras que la magia y la creatividad del creador auténtico siempre seguirá al pie del cañón y realmente es lo que te hará sentir diferente al resto.

Siguiente artículo Ana, tercera expulsada de ´Maestros de la Costura 4´
Artículo previo Álvaro, segundo expulsado de Maestros de la Costura 4

Related posts

0 Comentarios

No Comments Yet!

Puedes ser el primero ¡comenta este artículo!

Deja un comentario